11 noviembre 2008

la dialéctica en la renovación de las ciencias sociales

Hace un año mi compañera de investigaciones y amiga Leo me plantó una pregunta en el blog de un curso que no recibió adecuada respuesta, intentaré corregirlo.

Releyendo estos días el mítico Handbook of Communication Science, Delia recoge que algunos de los miembros de la Mass Communication Research se autoreconocían como integrantes de un nuevo giro científico como eran los análisis de la comunicación pública.

¿Crees que esto sucedió a los frankfurtianos? ¿Crees que en algún momento llegaron a creer que sus reflexiones sobre el sistema mediático y el capitalismo formaban parte de un nuevo campo de estudio?

Creo que la comunicología se definide como campo de estudio, desde los sociologos de la Escuela de Chicago y se puede decir que ahí se ha mantenido para una mayoría de colegas e investigadores. Sin embargo sorprende que sea casi sin discusión aceptado el asentamiento disciplinar de las mismas ciencias sociales entretejidas por la comunicación (como la sociología, la psicología social, la ciencia política o las disciplinas empresariales). En este campo de la comunicación se han probado y a su manera resuelto importantes dilemas actuales.

No tengo datos de que entre los primeros frankfurtianos, poco posteriores a los sociologos de Chicago, hubiera conciencia de ésta ni de ninguna otra fundación disciplinar. Compartían un profundo convencimiento de renovación de sus disciplinas de partida y no sólo de la sociología. Sin embargo, y a pesar de sus diferencias, aumentadas en la segunda generación de la Escuela de Frankfurt presentan una base común de epistemología, teorías y métodos que han proyectado hasta nuestros días. La comunidad temática y expresiva es desde luego mayor que en los autores de las universidades de Chicago, tanto en el primer periodo como en su continuación posterior en torno al interaccionismo simbólico.

Teorías críticas y teorías de efectos o funcionalistas son casi contemporáneas en cuanto a su formulación en el tiempo. Pero atendiendo a la amplitud y profundidad de ambas propuestas, la dialectica frankfurtiana ofrece contexto y orientación como para situar la investigación de comunicación tanto en la historia como en el presente más real.
Los estudios funcionalistas tienen más conciencia de su carácter de clave científica para otras investigaciones disciplinares, en parte por su aproximación a ideas de ciencias menos propias de las ciencias sociales, por esa preferencia por la exactitud científica que domina el espíritu pragmático.
Metodologías y técnicas funcionalistas incorporan un grado de abstracción y de apriorismo cualitativo cuando menos comparable con cualquiera de los cultural studies (Escuela de Birmingham). Eso no los degrada en una consideración científica más abierta y más social, como la que precisamos para propuestas fundadamente comunicológicas que se acercan de modos más completos y precisos a nuestro entorno digital.
Publicar un comentario en la entrada