23 noviembre 2008

¿ya no puedo ser bloguero?

Es un alivio, que se puede a agradecer a Hernán Casciari (en Orsai). Cerrando el EBE, supongo que de este año (no para siempre, EBE2008), dijo que lo peor ha pasado. El blog ya no es una moda ni un entretenimiento de vagos. Para eso tenemos blip, twitter, tuenti... El que nunca supo para qué lo hacía está bien que lo deje. También por salud mental, ¡a otras terapias!
No sé si a los asistentes o lectores les queda claro en qué quedas si te apetece seguir. Casciari nos especializa, como los pre-digitales, pero con una vueltita:
A trabajar y a mejorar nuestros oficios de fotógrafos, divulgadores, profesores, escritores, periodistas, poetas, informáticos, arquitectos, estudiantes, humoristas, diseñadores, empresarios, monologuistas y comunicadores.

Si tengo que seguir en la vieja línea, sólo retocada, prefiero no seguir. Algo que ha experimentado endiabladamente bien el mismo Casciari es que no vuelves a hacer las cosas como antes. Él mismo no es escritor, como lo son otros. Y en mucho por haber sido bloguero (con perdón, si ya no lo es). La pizarra o la piedra dan un toque diferente al bit, seguro. Pero no está en la tecnología que ya no vayamos a ser como antes. Lo que hacemos con nuestros aparatitos no es más de lo mismo. Por eso seguiré leyendo su próxima charla. Porque para buscar escritores voy a la biblioteca. Para ver vibrar los cambios sigo prefiriendo a esa reducida (y quizá en un futuro protegida) especie bloguera.

Actualizo: como decía en Twitter, cuando Piscitelli se cabrea, nos parecemos mucho.
Actualizo 2: no había leído a Mariano Amartino, que también templadito, dice que Casciari puede hacer la broma por la comunidad (bloguera, por supuesto) que le ampara. Maravilloso.
Publicar un comentario en la entrada