12 septiembre 2014

la escritura lleva siglos delineando imágenes sociales

En la era axial de nuestra Historia, dicen los antropólogos que pasamos al Neolítico, gracias a la contabilidad, la escritura y las primeras ciudades. Cientos de siglos de culturas orales preceden a la Historia que, con la comunicación escrita fija eventos y significados. A partir de la escritura neolítica la comunicación antigua se despliega como ciencia en la dialéctica, como técnica en la retórica, y, como arte -en fin- en la poética. Destacó primero la relación entre lo escrito y lo verdadero, que centra el pensamiento dialéctico, quizá como explicación de la eficacia social que alcanza la comunicación, como razón de la potencia de la escritura para divulgar imágenes.

En el cuarto milenio antes de nuestro tiempo, el paso de las culturas de la palabra a las civilizaciones escritas constriñe las variedad de contextos y de significados de los ritos y de las narraciones orales anteriores. Los escritos remiten a una significación más cerrada, intencional, lineal. Siglos adelante, cualquier tipo de texto visual, escrito o sonoro (con sus tecnologías de registro y delimitación de los textos) remite a horizontes autorizados de interpretación y reproducción, se teje en un tiempo determinado y duradero, y alcanza un rango de recepción pública, de imagen social.

la caverna de Platón: dialéctica y retorica 
Desde variadas arquitecturas de significación los discursos tejen horizontes de interpretación autoriales o escolares, y -en definitiva- vínculos entre lo verbal y unas determinadas formas de representación. A través de estos parámetros y estructuras discurre la recepción de un público atento a las instituciones del poder de cada tiempo. Bajo uno de los significados de imagen, en comunicación se entiende el alcance social de los discursos institucionales, la expresión social de cómo hemos leído y digerido los escritos nacionales, religiosos... a lo largo de la historia.

Han evolucionado sucesivas tecnologías de la escritura, desde la industria editorial, con los medios de comunicación y entretenimiento, hasta las redes sociales en el comienzo de este siglo. Parece obligado revisar aquellas dialéctica, retórica y poética neolíticas. En la Edad Media, el Trivium ya sustituyó la poética por la gramática. Con las ciencias modernas de la naturaleza y del espíritu, con  la separación de la inteligencia explicativa y la comprensiva, la comunicación volvió a su dilema entre ser ciencia y ser técnica, o ser fundamentalmente arte. Desde la crisis posmoderna y la digitalización han tomado un nuevo caríz el fundamento dialéctico del discurso, las formas retóricas de la conversación contemporánea y el alcance de la poética en construcciones socio-técnicas.

Volver a un habla hipertextualizada después de las industrias lineales permite trenzar discursos en formas horizontales, más abiertas a reconocimientos, interpolaciones. Vamos, más parecidas al habla. En estas primeras décadas de internet, en WWW relucen herederos de dialécticas anteriores, gracias a un buscador dominante, plataformas sociales globales junto a otros servicios populares que frenan la independencia de la red dejando entrever dialéctica institucional como el resto a lo largo de la Historia.

09 septiembre 2014

interpretación de imágenes y construcción de comunidades (iconología)

- Topicazo: "un océano de opiniones invade las plataformas de medios sociales. Y desde el mar que cada una/o tiene a la vista se huele la imprecisión, el decir inexacto que nos rodea, una comunicación no profesional" 
- Vale. ¿Pero en qué momento perdimos o cedimos nuestra competencia retórica, la experiencia y conocimiento que ¡desde el paleolítico! habiamos adquirido sobre comunicación? En el estado de civilización y de crisis actual suena absurdo tener que esperar a un cargo o título para dar la opinión personal. Autorizados por nacimiento, no todo/as somos retóricamente competentes. Quizá nos falta aún algo más para hablar y gestionar imágenes. Esos referentes del habla que anclan las dinámicas comunidades.

Twitterland Visto en
Sorprende que cueste encontrar buenos ejemplos de retórica digital cuando la profesión comunicadora sólo fábrica imágenes como refuerzo del discurso monótono de los de siempre. En el complejo equilibrio entre empresa y servir información a tod@s con publicidad, la competencia retórica de medios y de profesionales se demuestra, de modo más visible, en destrezas particulares que muestran calidad de las imágenes y un alcance visible de repicados y comentarios distribuidos por redes sociales. La iconología (digital también, por supuesto) dispone de aplicaciones para grabación y registro y edición en el móvil y otros dispositivos cercanos.

Nuestras fotos e imágenes desbordan antiguos bancos y repositorios y sólo caben en plataformas en internet: por eso Facebook compró Instagram, y años después Yahoo se ha hecho con Flickr. Sus contenidos cabrían en ningún museo ni en el archivo documental más grande del mundo. ¿Cómo se puede organizar semejante magnitud de llamadas de atención, de preferencias, de caprichos o de simples tonterías? La web semántica se dotó de etiquetas y de buscadores para organizar esta inmensidad que crece cada minuto.

El sentido llega por los códigos compartidos en cada grupo o comunidad pero, ¿recuperamos con el hipermedia lo que perdimos en los canales industriales, en los formatos aprobados por los poderes y controladores? Las plataformas sociales imponen sus interfaces y formas. Para llegar a ser espacios públicos o plazas, tienen que conseguir hablar de imágenes, de representaciones de la realidad compartidas. Esto pasa a ser hoy la iconología. Antes, dentro de la tradición interpretativa sólo se ocupaba de excelsos ejemplos artísticos propiedad de élites. Una iconología que sale del discurso sobresaliente al habla más general y extensa recupera el sentido originario, tribal, del símbolo. Las imágenes que compartimos en redes sociales no son símbolos arbitrarios, son tatuajes, marcas sociales de membresía social, anclajes comunitarios. 

Una iconología en redes sociales puede recorrer, seleccionar e investigar símbolos particulares o singularmente significados en comunidades virtuales. El diálogo entre sentidos y diferencias alrededor de símbolos e imágenes viene  a mostrar un catálogo de interpretaciones y culturas que han alcanzado cierta extensión y pervivencia.

Visto en 
No tienen porqué ser las más interesantes aquellas de las que más se habla, véanse los gifs, los virales, los memes. Se trata de difusiones virales que puede aprovechar algún discurso político o económico en para las marcas personales de famosos. Pero creación publicitaria o casualidad se aportan, en una mayoría de casos más la ampliación del algún discurso mayoritario. Éstos casos parecen más relacionados con dialécticas globales o con discursos regionales que con retóricas de comunidades. 

En el valor que se atribuyen a algunas imágenes encontramos indicadores de conversos, fans, abogados de causas o marcas. No sólo comparten alguna recomendación o disfrutan iguales intereses. En la comunidad de valores y símbolos se genera la reputación, se avala la calidad de las recomendaciones y se manifiestan las competencias retóricas e icónicas, para representar y tratar del modo más apropiado (o cultura) la realidad y el tiempo que nos ha tocado vivir. La mala reputación confirma que son malas e insuficientes otras estructuras e instituciones que, a pesar de su poder y de todos los canales que controlan son jerarquías históricas, con un tiempo ya contado.

04 septiembre 2014

crece una retórica digital sin telarañas


Ha sido larga la Historia de la dialéctica autorizando géneros y formas del habla (post anterior). Pero si la dialéctica fuera la ciencia de la comunicación como se autodenomina, también podría reconocer que, además de las instituciones, construyen sentidos las comunidades. Las redes sociales en internet recuperan la interacción interpersonal en las que nacen el lenguaje y la sociedad, siempre amenazados por individualismos antiguos y modernos.

Antes de que la filosofía marcara los discursos con sellos dialécticos de aprobación o censura, pasaron muchos siglos en los que la retórica iba reuniendo conocimientos y experiencias. Como retórica digital sigue siendo un contenedor, muy ampliado, de técnicas para el buen decir y entender. Lo que nos hizo sapiens antes de la escritura puede cambiarnos muy profundamente con la vuelta del habla, en estos primeros compases del paleolítico digital -noolítico del sílice- como dice Pierre Lévy (2004).

Confessional | Pawel Kuczynski
Una retórica conectada, alimentada sólo a base de infografías por ejemplo, queda más floja que las normas y estilos de redacción en la sofística o escolástica de cualquier época. Si volvemos a competir en enseñar comunicación por fama y dinero, retro-aterrizamos en las primeras ciudades mediterráneas, ¡parada 5000 años atrás! Sólo con más aparatos. Unas técnicas de comunicación en una retórica digital 'de verdad', no son naturales pero sí pueden preceder a la escritura de hipertextos destacados. Saber y experimentar la comunicación en grupos locales y virtuales precede a la lectura y participación en los discursos protagonistas y políticamente correctos en internet. Desde las comunidades virtuales de cada una/o superamos géneros y formatos predefinidos por SMS, por las plataformas sociales en red... Debemos suponer que de modo parecido se formaron grupos y tribus paleolíticas. Vivimos en y de experiencias de comunicación primarias y terciarias, en la calle y en el móvil, ... Por estas conversaciones formamos y pertenecemos a los mundos y sociedades que construimos, como en las culturas orales prehistóricas.

El inmenso salto de la tribu paleolítica al público urbanita cada vez más y mass mediático -durante los cinco mil años desde las polis mediterráneas y siguientes-, esta evolución humana ha encerrado el caudal retórico ancestral en manuales y códigos institucionales, de quienes han controlado la escritura y las industrias culturales. Pero tan pública historia de la comunicación regulada sobre lo que se podía difundir, puede -y conviene que- recupere la amplitud de la conversación y del discurso abierto y social. Que también se nos llama usuario/as de internet en el sentido de usar como nos da la gana los cauces digitales con los que ampliamos nuestra conversación. 

Por encima de la estructura del texto o de las partis orationis (antología de citas sobre retórica) sobrevuela en la más completa retórica digital una esencial conexión con el auditorio (que suena hasta mal por parecerse a audiencia). No podemos estar retóricamente conectados sin comunicarnos nada entre ningunos. Como el texto histórico nunca tuvo garantizado su número de lectores, tampoco hay un e-interlocutor automático. Y en cambio notamos fervores masivos, como lo de esos amplios movimientos sociales conectados que nos muestran como en otro punto del globo se zancadillea la estatua de un tirano.

A diferencia de la dialéctica, la retórica no engancha con la precisión científica. Uno de sus objetivos, la reputación digital no sólo tiene que ver con exactitud. En los horizontes del habla -entre sus estrellas de referencia- destaca la sabiduría compartida. Por eso comprender no es explicar y no depende del estado de la ciencia o de la información. Interpretamos, encontramos sentido, gracias al contexto cultural, en ese marco - horizonte que arropa una conversación social abierta. En las culturas se notan diferencias, perspectivas de grupo que matizan los términos y los símbolos interpretados. Como en la historia de los imperios culturales suelen quedar relegadas, pero  numerosas, inmensas regiones... de hablas, de comunidades y de culturas diversas.

Banksy
Cuando una retórica comunal ensalza algunos ejemplos, además refuerza sus núcleos tribales en torno a algunas pasiones comunes. Metáforas y símbolos son los nuevos socio-KPI's (indicadores comunitarios, no de tráfico, influencia o venta), otros índices cruciales de la performance que crea o sostiene comunidades, 'dentro y fuera' de la red. El diálogo retórico, también el digital, termina en la persuasión, en el convencimiento y en el reconocimiento. Aparece la eficacia social de la mejor retórica, en los resultados personales y sociales del buen escuchar y decir. Dejan de ser asunto retórico, conversación del momento en el desarrollo personal o la construcción local que sedimentan.

Presentan particular interés las imágenes y los mejores ejemplos de la retórica digital, los tópicos y memes que se eligen y muestran en comunidades, bastante más allá de las fronteras de los grupos originarios. Este nomadismo de la imagen es asunto de iconología pero estas líneas ya han llegado demasiado lejos. Preguntaré por esas redes cómo seguir sobre esta cuestión de los núcleos visuales que articularon y articulan la conversación plural y conectada.

Para la dirección de reputación se precisa reflexionar, actualizar y desarrollar la competencia retórica:



Un texto de sencilla y agradable lectura por Dolors Reig para desarrollar la competencia retórica, también en redes sociales es Socionomía ¿vas a perderte la revolución digital? editado por Deusto

01 septiembre 2014

en los orígenes era el habla y estamos de vuelta a ella

A pesar de la trascendencia de la escritura para la Historia, no tiene por qué ser el habla menos rica. Desde muchos siglos antes de que acertáramos a escribir, con cualquier iconografía o alfabeto, la comunicación hablada se mostró eficaz y clave para la supervivencia y la inteligencia de nuestra especie.
Como repite Derrida en sus obras, gana la voz al escrito cerrado, tanto en directo como actualizada. Por esa asombrosa capacidad de transmitir y hacernos compartir símbolos. Por eso lo escrito imita y graba diálogos copiando la apariencia cercana de la conversación. Esta variedad de matices hablados se encierra mal y de forma incompleta entre fronteras textuales, en los límites que tecnología e industria han ido imponiendo con los siglos sobre el habla.
También difiere de la escritura en su forma de ejercer autoridad y de animar a participar. Salvo en géneros y actos reglados, la conversación no cuenta con censor ni autoridad. Aceptado cierto pacto de conversación, salimos de una interioridad silenciosa con el paso de nuestra propia voz. 
Hay grandes obras no autoriales -colectivas en el mejor sentido- auténticos monumentos del procomún (cita de Lévy 1997) que la Historia no ha ocultado. Como también hay mucha pieza firmada, con intertextos previos y colaboraciones artesanales o de escuela, que los firmantes se han apropiado. El diálogo abierto revela las mejores competencias y especialidades retóricas que enriquecen lo coral, dentro de una gestión algo más compleja que la escritura solitaria y autorizada.
Además de rica y liberal, el habla es más espacial, mientras la escritura es más lineal y temporal. Como dice Piscitelli, el hipertexto puede devolver al habla su importancia perdida. Si superamos el paréntesis escritural, los cinco siglos de gutemberismo enfocando la lectura, más allá de las industrias culturales redescubrimos la conversación abierta, plural, y en general sincrónica, con lo que la tecnología nos pone hoy a la mano. Todo un universo retórico, también digital (siguiente post), que puede y quizá convenga que cambie el orden de la comunicación y del aprendizaje establecidos.

Actualizo tras la sesión sobre este tema

Recomiendo contrastar estas ideas y construir notas propias sobre el espectro y la influencia del habla en la comunicación. En lo que conozco veo citas interesantes sobre habla y oralidad, sobre la cultura o sobre la sabiduría. Como las voy recogiendo según las leo las entradas contiguas proceden del mismo libro. Si no te interesa alguna orientación concreta salta a páginas/textos siguientes.

Para delimitar un investigación de comunicación, el campo de estudio, más expresivos que los enlaces en un periodo son la actividad y la conversación reciente sobre el fenómeno o asunto que se investiga. En investigación cualitativa, por ejemplo sobre una reputación a lo largo del tiempo, es necesario comparar entre periodos distintos para conseguir un sentido más completo de la estima y reconocimiento investigada.

El comunicólogo chileno Mauricio Tolosa, (@MAUtolosa), creador de la red Sitiocero, una comunidad de conversación ciudadana sobre la comunicación (página en facebook) publicó “Comunidades y redes sociales. El desplome de las pirámides” que puede situar en la recuperación de la oralidad y el paleolítico digital en que nos encontramos inmersos.

02 julio 2014

Estado de los Mandatos de Melbourne. Anuario de la Comunicación 2014

El informe de DirCom España Anuario de la Comunicación 2014. Tendencias mundiales de la comunicación corporativa cumple parte de los dos mandatos de Melbourne, que trajeron para la asociación española de directivos de comunicación sus representantes José Manuel Velasco y Sebastián Cebrián en noviembre de 2012.

Para las organizaciones y para la profesión de comunicación en general, en el corazón del mandato principal late una triple exigencia de:
  • conseguir que la identidad y renovación de organizaciones llegue a su imagen corporativa 
  • responsabilidad y reconocimiento de la mejora en valores en la reputación de los públicos, y, 
  • desarrollo de culturas cooperativas con entornos y grupos de interés. 
La presentación de este Anuario de la Comunicación también expresa que la organización con Global Alliance del World Public Relations Forum, Madrid 21-23 septiembre va viento en popa.



Con otros informes internacionales sobre la profesión de comunicación,  este anuario de la imagen y la reputación en cada uno de los cinco continentes subraya las tendencias en el perfil profesional más urgente y necesario. Siempre debió ser importante una comunicación consciente, orientada y participativa, pero hoy la dirección de comunicación debe contar con una base analítica y comunicativa cualificada, competente en su capacidad de escucha y de interpretación social y también abierta y dispuesta para implicar la organización en las responsabilidades sociales y medioambientales que nos atenazan.

Si  tuviera que alinear con Melbourne una síntesis de mi repaso a las más de 150 páginas del Anuario de la Comunicación 2014 diría que el primer nivel profesional de la comunicación implica
  • conocer la organización y sus entornos como para participar activamente en la orientación y redefinición estratégica, en la misión y la visión corporativas,
  • asumir responsabilidades corporativas y funciones directivas internas alineando publicaciones y contenidos corporativos con la conversación entre la organización y sus entornos en cada periodo,
  • participar activamente y con aportaciones relevantes en los debates sociales en torno a cuestiones del sector con alcance corporativo evaluando además los discursos críticos

21 mayo 2014

auditorias: comunicación, imagen y reputación

Por razones didácticas y del tiempo disponible para formación y práctica, simplifico en 3 las auditorias de la comunicación según nivel de escucha y de conversación que interese:

1. informe de imagen: con datos de tráfico y de audiencias, pero también con indicadores más cualitativos se componen el benchmarking y los estudios de visibilidad / notoriedad / alcance en la agenda social (ruta ocre a la derecha en el mapa inferior). Mide un campo más amplio y llega a variables de reputación e influencia, en un análisis más cualitativo y semántico de las conversaciones publicadas. Sin una teoría y metodología maduradas se puede practicar análisis de discursos en las conversaciones fuera y dentro de internet, con síntesis e interpretaciones de interés.

2. auditoria de reputación: es la investigación más profunda e interpretativa de la comunicación (ruta azul en el mapa más abajo). Investiga las raíces de la significación social desde la situación y contextos implicados en una comunicación. Se ejercita por el análisis y la comprensión de relatos paradigmáticos. Como son las apropiaciones narrativas que hacen las instituciones y las corporaciones (storytelling). Pero la potencia del relato y del juego quedan pobremente expresados en gráficos de datos. Las mejores escuchas de las opiniones sociales utilizan entrevistas y registros ciudadanos junto a otras técnicas etnográficas, en general más asequibles por cooperación que incluidas en los presupuestos de las organizaciones. Sinopsis sobre los contextos de la reputación. Casos para análisis y producción narrativa abierta (storytelling).

3. plan y acción de comunicación: la línea verde de la izquierda describe la monitorización más accesible que recurre a herramientas sencillas para medir y programar la comunicación en un entorno cercano; también o sólo usando redes sociales. Profesionales de consultoras y de agencias de comunicación presentan informes periódicos a sus clientes. Este plan recurre a datos de presencia, difusión y alcance. Se puede practicar deconstruyendo los planes de comunicación de los podamos rastrear datos. Con esta auditoria se evalúan los canales y las conversaciones más eficientes según necesidades y momentos de la comunicación. La experiencia es un grado, pero no es una plantilla.

en Coggle apunte gráfico nocional  en Pinterest gráfico