23 octubre 2005

¿Qué haces con un blog-bitácora-weblog?

Cuando descubrimos algo, "weblog-blog-bitácora", nos preguntamos para qué sirve (funcionalismo).
Las respuestas suelen decir dónde tiene situadas sus preferencias el que ha contestado (empirismo, pragmatismo). Con lo extendido que está hablar en tecnológico, puedes oir "sirve para recoger anotaciones en línea ordenadas cronológicamente" o locuciones cacharriles similares de sus centros de hospedaje, las prestaciones, la comunicación con otros soportes o formatos, la ventaja de su gratuidad (a cambio de publicidad) o de poseer un dominio propio de autoexpresión a bajo coste...
Si queremos ofrecer una descripción algo más reflexiva, donde se diga algo más de lo que en realidad es, para los que los escriben, podemos clasificar los usos y las rutinas de los blogueros-bitacoreros (estructuralismo, funcionalismo de usos, retórica de géneros):
M muchos se centran en la imagen (personal o empresarial),
O otros son de trato y relación (nano o microgrupal),
I incluso para algunos lo principal es descubrir y comunicar ideas o referencias.
Quiero decir que si estas funciones son claramente lo más importante, al menos durante una época, las anotaciones, entradas o artículillos de las bitácoras-blogs-weblogs tenderán a ser:
I textos pulidos, corregidos y cuidados con autoreferencias y citas de otros (+inbound links: post de imagen)
R amplias, pero cortas y frecuentes, colecciones de citas por la alta y ancha blogosfera (más outbound links: post de relación)
K cuando se citan o enlazan webs y pdf's junto a los otros tipos de enlace (post escolar o k-post)
Cuantos más posts de un tipo veamos, más probabilidad hay de que se pueda etiquetar o clasificar esa bitácora-blog-weblog bajo un género autoexpresivo, relacional-dialogal o bién erudito-intelectual.
Para salir de un tratamiento descriptivo hacia algo más comprensivo del fenómeno bitacoreo-blogging (recepcionismo, hermenéutica) podríamos cuestionar cuál es la imagen proyectada y qué finalidad persigue cada tipo de editor de blog-bitácora-weblog.
No creo que haya gran diferencia entre el lector de biografías y/o programas del corazón, el seguidor de modas y manías de actualidad o del aficionado al ensayo y a esas páginas blancas-grises de nuestra cultura de consumo. Algo parecido me parece el el lurker-editor de bitácora-blog-weblog.
Donde creo que me voy a equivocar más es en la anticipación de las intenciones. Este post nació al recordar que hace unos días leía no sé donde (cultura de consumo) que el blogging-bitacoreo era en resumidas cuentas una terapia, y beneficiosa, visto el estado general de nuestra sociedad (el psicoannálisis era una teoría del siglo XX). Con esta guinda cierro mi elucubración sobre los horizontes y las subestructuras de los blogs-bitácoras.
E En parte para no dejar en envidencia mi opinión acerca de la raza humana.
E En parte para no quitar el sueldo a los estudios culturales o filosóficos encargados de estas cuestiones.
Publicar un comentario