06 octubre 2005

Otras checklist y calidad de información

Creo que entre las listas de evaluación que hemos revisado no tratamos ésta (quizá de 2001):
Virtual Chase, un gabinete para la formación de investigadores o detectives al sevicio de abogados. Recupera criterios bibliográficos clásicos, con aplicaciones a la revisión de información en prensa. No plantea criterios para el análisis de interacción o colaboración en red. La checklist  (corrijo el enlace roto con la amable sugerencia de Hannah Edwards) manejable y evita las zonas pantanosas de los criterios clásicos: autoridad es la que reconocen los vendedores de libros (ebay, amazon), objetividad es balancear la información mostrando dos caras. Aporta datos sobre la calidad informacional de hiperdocumento, pero no llega a medir la información efectiva que es más del campo de la comunicación.
La base de mucha evaluacion educativa también se monta sobre criterios informacionales y documentales: Tom March y
Kathleen Schrock, aunque con formularios dirigidos a alumnos y profesores intentando desarrollar en ellos el juició crítico (como hábito de defensa). Con esos formularios los evaluadores pueden obtener datos, que luego publican en artículos, sobre el aprendizaje en red.
Creo que todavía no se ofrecen fórmulas ni criterios directamente orientados a la auto-evaluación, subjetiva, tanto de la información (o comunicación alcanzada), como de la experiencia y el apendizaje conseguidos.
Publicar un comentario