15 noviembre 2007

En mi blog puedo ser mi Principito. Pero mi asteriode B 612 necesita que algo florezca, que por algún lado salga el sol de vez en cuando.

Como blog personal, debe ser algo más que una relación de "logros" o ideas. No parece muy atractivo algo así como un curriculum vitae expandido. Hay un mínimo nivel de enlace para que algo sea blog, unos links elementales nos sacan a lo hipertextual y rompemos la descripción lineal de actividades que nos ocupan. Y algo parecido deberían posibilitar Twitter, podcasts y familia. Cuando enlazamos con el pasado o conversamos con los demás sobre lo que hacemos; el diario se hace ensayo y la relación de novedades indica dónde algunos andan concentrando su atención y su interés y nos orientan sobre nuestro discurrir. Si no es discurso, tampoco me parece blog. Al menos discurso reflexivo con balance periódico, aunque sólo sea personal.
Publicar un comentario en la entrada