Mostrando entradas con la etiqueta discurso. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta discurso. Mostrar todas las entradas

19 noviembre 2007

BdeBarna: lo grandes que son las minusculas

Las ciudad es un ente colectivo que crece. Te va desplazando hasta dejarte como un extraño en el territorio que creías conquistado con tus paseos y con tus rutinas.

‘Hace unos años comenzaron a aparecer unos graffiti misteriosos en los muros de la ciudad nueva de Fez, en Marruecos. Se descubrió que los trazaba un vagabundo, un campesino emigrado que no se había integrado en la vida urbana y que para orientarse debía marcar itinerarios de su propio mapa secreto, superponiéndolos a la topografía de la ciudad moderna que le era extraña y hostil.’

Suicidios ejemplares de Enrique Vilamatas

Podríamos usar un mapa para volver a situarnos. Reescribir la señalización en el mobiliario megaurbano. Con esas señales más familiares, nos convertimos en coautores de la intrahistoria. Eso más viva y palpitante que no tendrán las rutas dibujadas por el navegador en el salpicadero de un coche.

En B de Barna, caben las historias de tod@s. Sólo tienes que escoger la zona, el grupo de barrios y decir de qué calle es tu asunto: amor, queja, ficción, paseo en bicicleta....

No sé cuanto tiempo llevan con ésto Marta Torres y Laura Rahola. Toda una mega idea para mega urbes. Un toque de sensaciones a los mapas congelados desde lejanos satélites.

Recuerdo algún proyecto de wiki que pretendía recoger las historias de nuestros mayores. Lástima no viéramos ésto antes. Me enteré, nunca es tarde, gracias Pau (e-contenidos).

15 noviembre 2007

En mi blog puedo ser mi Principito. Pero mi asteriode B 612 necesita que algo florezca, que por algún lado salga el sol de vez en cuando.

Como blog personal, debe ser algo más que una relación de "logros" o ideas. No parece muy atractivo algo así como un curriculum vitae expandido. Hay un mínimo nivel de enlace para que algo sea blog, unos links elementales nos sacan a lo hipertextual y rompemos la descripción lineal de actividades que nos ocupan. Y algo parecido deberían posibilitar Twitter, podcasts y familia. Cuando enlazamos con el pasado o conversamos con los demás sobre lo que hacemos; el diario se hace ensayo y la relación de novedades indica dónde algunos andan concentrando su atención y su interés y nos orientan sobre nuestro discurrir. Si no es discurso, tampoco me parece blog. Al menos discurso reflexivo con balance periódico, aunque sólo sea personal.

06 junio 2007

Discurso y discursos

- Cada lengua, cada una de la 20.000 +/-, es una ventana a un mundo, el marco de un paisaje que sólo se construye en ese orden de palabras y sonidos. Con otros sonidos y secuencias el paisaje es distinto.
- Cuando escribimos en la Red, no estamos usando nuestro idioma, el de cada uno/a, la estructura profunda es el anglo-americano del mundo informático.

Entresaco algunos apuntes del autor de Después de Babel (1975, trad) , George Steiner, en una entrevista del Magazine Literaire (junio 2006). Encontré la entevista traducida en un blog.

Steiner es un hermenéuta, al estilo y en algunas ideas, continuador de Heidegger (desmitificación, por ejemplo). Con la ventaja de que se le entiende mejor y usa las palabras del resto de los mortales. Enviciado por la lectura, es justo considerarlo lector muy experto. No por ser más fácil de leer es menos sugerente. Por ejemplo, en Antígonas (1988) plantea el dilema entre los usos o las costumbres frente a las leyes. Re-leyendo el dilema de Antígona, Steiner el texto no deja de cuestionarse si debemos obedecer a las normas parlamentarias o, en cambio, debemos seguir la propia conciencia. Podría hacer paralelismos con el canon pero quizá sería rebajar demasiado.

Tiene otras sugerencias motivadoras sobre la religión, Europa, la docencia, el éxito o el fracaso de la cultura... Ideas que piden comprensión, comparación y sentido, como un manual para la comunicación en profundidad, "tocando el ser del otro". Entre tantas palabras, cuando se nos vacían los discursos que recorremos, no está de más reconocer a quien se toma en serio las palabras de sus congéneres.