18 noviembre 2007

silencio gallego (a la vuelta nos vemos)

Nada hay tan expresivo como el silencio. En Galicia es además seña de identidad.
Este silencio de los diarios hace más ruido que la megafonía de una feria.

Más de treinta asociaciones ciudadanas preocupadas por su tierra y la salud de los que la habitan. Junto a casi todos los colectivos ecologistas conocidos en el territorio gallego (Galiza non se vende). Y no aparecen en los diarios. No ha sido noticia en todo el fin de semana para los diarios convencionales, los históricos. En dos decenas de medios de comunicación gallegos, dos noticias: Vieiros y El correo gallego (noticia).

Quizá los ancianos, las aldeas, los enamorados de su terruño son colectivos peligrosos. Por eso deben callar los diarios. Hasta que terminen su investigación y encuentren los oscuros intereses que mueven a estos viejos del rural o del litoral. A saber qué oscuras intenciones los asocian en contra de los apartamentos de veraneo en línea, la energía a cualquier precio y encima negándose a recibir la mierda y los residuos que fabricamos en las ciudades. Qué manía con quejarse... Por eso no han sido noticia este fin de semana.

Y que no esperen mejor cobertura informativa en adelante. El espacio de información para esos sesenta colectivos debe ser la calle y las voces e imágenes en Internet. Me pregunto si tan inteligente gestión política e informativa de los problemas medioambientales vendrá aconsejada por las estrellas de campaña para las próximas elecciones.

Y se equivocan aún más si piensan que el resto de l@s galleg@s vamos a quedarnos con la mordaza puesta y sentadiñ@s.
Publicar un comentario en la entrada