10 enero 2007

Tres años de ComuniSfera. balance y desvelamiento

El proximo día 28, santo tomás de aquino, patrono de la universidad española, esta vieja plantilla de Blogger cumple tres años como ComuniSfera. Hace unos días pasé las 1000 entradas. Medio centenar las escribió Gloria Gómez Diago (2004-2005), gracias.

El primer año: 2004
Como muchos otros, en un curso para doctorandos de José Luis Orihuela, me colé y aquí llegamos. Lecciones con el blog: cambiar de estilo en el escritorio y en las formas de seguir la actualidad, enterarme de otra forma y de otras cosas. No recuerdo lo que buscaba. Quizá la calidad en la Web, otras formas de evaluar, una información más pegada al presente y superando los miedos y los inconvenientes de las TIC's. Asistimos, de manera trágica, al nacimiento de la sociedad de la información en España en los idus de marzo (11 -14 M). Cuestiones de diseño, usabilidad, guiones para cursos y clases, se mezlaban con más frecuencia y brevedad.

Mi edad media: 2005
En el año de los blogs fracasé con mi intento de separar una selección de links como material de apoyo del blog y de mi docencia (ComuniNodo y sigo sin considerarme capacitado para gestionar una wiki nocional, semánticamente jerárquizada en la materia). Aprendí que el blog es muy personal y me sumé a los entusiasmos por una rápida implantación de bitácoras en los medios de comunicación y en las empresas. No se está cumpliendo ni en los tiempos ni en las espectativas del tipo de blog y de información que tendrían. Creció y superó, al menos las mías, como aplicación personal de vinculación grupal. Con celebrables éxitos en todos los formatos y lenguajes: textual, visual, sonoro y audiovisual.

epitafio y prólogo: 2006
El año pasado bajé algo el ritmo a unas cinco entradas por semana. Me alargo y complico en los textos y tampoco son sencillas las alusiones y citas. La participación sube curiosamente a 200 lectores diarios, aunque el estilo y los temas coartan los comentarios o no los motivan, como en los comienzos. La red de asuntos se diversifica pero en cuestiones más básicas sobre sentidos, usos, consideraciones. ¿Qué hacemos y queremos? Internet, divulgar información, comunicar posibilidades de sentido, integrar en nuestras formas de trabajar las aplicaciones tecnológicas, crecer y aprender con y en nuestros entornos digitales...

Mis otros blogs (columna derecha) se han llevado fuera de ComuniSfera los temas para las clases y encuentro otras formas de ir abriendo la participación en esos contenidos docentes. Ahora que termino estas asignaturas, intentaré que queden como blogs temáticos, hasta que vuelvan a servir de escenario de un curso. Estoy particularmente orgulloso de la participación y del aprendizaje en los cursos con las universitarias (mayoría) más jóvenes. Si sigo con esa docencia, el curso próximo, enfocaré más las actividades para el desarrollo del aprendizaje dentro del tono general de vincular los contenidos académicos con la realidad profesional y las sociedades que estamos construyendo. Este año los contenidos se comieron demasiado tiempo. Otra lección.

iconologo
Los que me conocen algo más, saben que no me gusta la fotografía decorativa. Debe ser al menos ilustrativa de lo que se está tratando o en sí misma ser suficiente o privilegiada información. Es imagen apropiada cuando completa y diversifica la información. Y es un acierto, un logro artístico o no, cuando sugiere posibilidades de reunión simbólica en sus propuestas visuales. La que sigue no quiere ser decorado y tampoco puede explicar ComuniSfera. Querría ser símbolo en el sentido griego: la parte del medallón que llevaba el amigo para recibir en un futuro la protección y el hospedaje de un clan (en wikipedia: "era costumbre que los viajeros que habían recibido hospitalidad en una casa rompieran un símbolo del que dejaban la mitad de modo que si volvían a visitarse, incluso sus descendientes, pudiera repetirse la hospitalidad; tal es el uso que debían tener las monedas partidas que con frecuencia suelen encontrarse..") Mi esposa me va a matar por no haber utilizado una de sus fotos de estas raíces. Pero la que sigue puede acabar en la Internet invisible. Es la imagen de la otra mitad, la que no se puede ver, si no es mirando por los ojos del dan3 de ComuniSfera y otros blogs.



En los últimos tres años, cuando no escribo en ComuniSfera (los festivos) estoy en Ribadavia, la tierra de mi mujer y donde mis hijos disfrutan más libertad. Allí paseo por una judería medieval con sus cafés y pubs, camino por senderos juntos a sus ríos o estoy en alguna fiesta, motivo habitual de encuentro con nuestros amigos y otros vecinos de esta villa. Quizá por Ribadavia, sigamos nosotros y las ComuniSfera.

Mas fotos en el archivo de Secundino Lorenzo para Ourense Natural (finales de los 90)
Publicar un comentario en la entrada