15 noviembre 2004

Con diarios as�, suben las oportunidades para la prensa gratuita

Hoy no cito a nadie. Lo hablamos en una de esas conversaciones que dignifican el ocio del fin de semana en la que estaba un periodista de experiencia. M�s que plum�fero vocacional es un pura raza de la informaci�n. Es decir, de los que vaticinan que las dos nuevas cadena de televisi�n en Espa�a ir�n para el grupo Prisa y El Mundo.
De esos profesionales que lamentan la p�rdida de credibilidad de la prensa, muy merecida, por cosas como la imagen de las elecciones norteamericanas, de los candidatos y de los votantes.
Otro de esos tipos apasionados que denostan con toda su alma la guerra de diarios (guerra econ�mica y pol�tica), como la de El Pa�s que redujo al ABC, a diario metropolitano con alguna venta en provincias. O la guerra siguiente con el Mundo, en los a�os bajos del turno anterior de gobierno socialista, cuando se filtraba basura, como la de la tele, bajo el nombre de investigaci�n period�stica.
Estos tipos no se hunden con los oleajes de sus grupos editoriales, no se ahogan por mucha agua que entre en las bodegas del periodismo. "La informaci�n general ni es el dato de internet, ni es la opini�n de los blogueros" (dice y no cito). "Seguiremos queriendo leer el diario general, con secciones parecidas, en el soporte que sea". Y ese escenario de nuestro contexto, los retazos de nuestro entorno, cada vez est� m�s f�cil que lo ofrecezcan gratis, los que se sostengan por purititos anuncios. Y saldr�n de golpe editados en las principales ciudades espa�olas y no ser� dentro de mucho.
Y como esta prensa gratuita alcance una calidad de informaci�n general aceptable, que mejore la informaci�n internacional con el filtrado crom�tico de agencias internacionales, y que mejore el discurso montado entre el confidencial y el chat, puede darle un golpe bajo a nuestras reputadas cabeceras nacionales.

Actualizaci�n: Juan Varela anuncia el lanzamiento de Qu�, diario gratuito del grupo Recoletos, que arrancar� primero en las 8 mayores ciudades espa�olas. Es una suscripci�n que me apetece leer con el desayuno. Aunque lo anuncian para m�s tarde (tomate tecnol�gicum habemus) me gustar�a leerlo con los churros del nuevo a�
Publicar un comentario