24 junio 2008

al hilo de Blogs y Medios (J M Noguera)

Agradezco a José Manuel Noguera que me enviara su tesis, ya libro, también en dominio público (algo más extenso que lo publicado en papel).

Sus páginas me acompañan en las esperas entre reuniones para ver quiénes quedan (y no qué destrezas buscamos) en los inminentes grados europeos.

Me gusta la claridad del texto y su esfuerzo clasificador, que con tantos blogs, conviene y no es fácil.

No me gusta que no haya algo de definición y de contexto del periodismo, por si se cuela alguna de las tres aberraciones del periodismo que enumeraba hace años el ocurrente Enrique Aguinaga: como estado de modificaciones de la realidad, como satisfacción de la demanda o como actitud apriorística. Ser aberraciones no les quita ni pizca de presencia en las mentes y en los mercados.

Desde mi etapa universitaria me enfrenté con el mito del medio o del profesional mensajero de la verdad. Así que a la vuelta de los años no le voy a colgar semejante sanbenito al bloguerío. En la distribución digital podría podría haber más conocimiento si nos lo proponemos.

Tampoco creo que la democracia vaya a pasar mayores apuros que los habituales por una decadencia del periodismo, a pesar del diagnóistico de Kovach y Rosenstiel. Y es que no sé si vosotros reconocereis alguna etapa brillante en la que los medios hayan desempeñado, con equidad y solidaridad, el hipotético cuarto poder en nombre de los ciudadanos. A mí me cuesta. Quizá por eso se me reduce la teoría del periodismo hacia deseables modelos de negocio y de ejercicio profesional.

Me he quedado con las ganas de encontrar en estas páginas una relación entre el periodismo sensacionalista y el periodismo ciudadano. A pesar de la garra de José Manuel, en sus micro y macroblogs, no ví en estas páginas referencias a Dines o a Pedroso, a los "fait divers" del inefable Barthes. Las notas desprovistas de contexto, exageradas, ... eran lo que más se parecía a los "posts". Al menos en la etapa crítica que siguió a los comienzos tecnófilos de los blogs antes de la actual eclosión. Cuando los medios decían que éramos comunicación alternativa, anónima para desactivar la posible influencia y la credibilidad.

Los blogs son más que eso pero no han llegado muy lejos quienes intentan acotarlos como un cibergénero. Y me parece que la tarea es inútil desde anquilosadas estructuras formales del texto literario o periodísitico. Para tratar lo multimedia tendremos que superar la retórica o no lo conseguiremos formalizar en su dimensión social distribuida.

Por otro lado me parece un acierto preguntarle a los que los hacen, por cómo y qué pretenden. El Delphi es una técnica de investigación, no un método, pero al menos da la palabra a quien siente y experimenta. Hace tiempo que decidí no leer teoría digital de quienes no se han asomado por ninguna de las redes sociales más transitadas por Internet. Hablar de oídas ni es periodismo ni es blog. Así que nos ahorramos el tratamiento de catedrático y seguiré leyendo y disfrutando de las ideas de quienes se las curran.

Alcanzado el grado de doctor, José Manuel y los demás tenemos el derecho y el deber de investigar. Y no es académico ni obligatorio citar cuando poco dicen de lo que prometían. Nos tocan más los métodos exploratorios como dice Elisabeth Saad. Que vamos en nuevos bateles por otros mares.

otras entradas
Publicar un comentario en la entrada