23 mayo 2005

medios y weblogs

El 5º número de Sphera Publica, revista en papel de ciencias sociales y de la comunicación (univ. católica san antonio, murcia, ISSSN-1180-9210, abstracts on line) se titula
Políticas mediáticas y estrategias comunicativas: estructura del sistema de medios en España.
Junto al perspectivas sectoriales de la prensa, la radio y la televisión distintos profesores reflexionan sobre estrategias megacorporativas, políticas mediáticas o concentración publicitaria.
En el número del año 2005 publico, "Medios y weblogs: esperanzas y miedos ante una nueva etapa de la información en Internet" (pp. 259-274) por amable invitación de las profesoras coordinadoras Marta Roel y Miriam Lafuente. Propuse el artículo como revisión de la primera, y hasta ahora última década de la información hispana en Internet.

En la época de la redacción de los textos, otoño de 2004, los diarios locales evaluaban el impacto de los gratuitos periféricos o de provincias en la distribución del mercado de anuncios por palabras de los que viven. La red quedaba muy lejos, y era poco creible, radical, etc.
La apuesta hacia la información local gratuita ha sido probada y matizada por decisiones estratégicas desde hace algunos años. Y es verdad que en otras países parece haber funcionado mejor que en este país. Sin embargo, además de innovar en modelo de negocio, en la propuesta actual, no sé si con plena conciencia, también intenta cambiar el concepto del producto informativo. Habrá que buscar otro nombre de cuajar como nuevo estilo de diarios.
Junto a la amplia experiencia estadounidenses en gratuitos, el periodismo ciudadano y nuevos medios socializados de información (y de comunicación), son realzados en estos meses apoyados en el software libre y un posible incremento de cultura participativa y difusiva en Internet.
Si los promotores fueran conscientes, podrían anticipar los cauces para nuevo periodismo o como demos en llamarlo. Por desgracia, parte del éxito de los weblogs y de los proyectos sociales de autopublicación se debe a una equivocada evaluación de la realidad y de las posibilidades de las bitácoras y en definitiva de la recepción y de la demanda informativa en las sociedades contemporáneas.
No digo que el uso de una aplicación genere automáticamente informadores ni contenidos de calidad. Junto a la perogrullada, está la realidad de un desarrollo coordinado de opiniones y una formación social más crítica, que encuentra complementos expresivos e informativos demandados hace tiempo y que ahora puede, con otros, acercarse a su escritorio, a su móvil, a su ipod.

Comento en el artículo casos bien conocidos en el entorno blogueril referidos a la información de crisis (11-S, Prestige, 11-M, Tsunami, etc.)Para mí las zonas más sensibles a estos cambios son las esferas intermedias, entre las opiniones publicadas (las que caben en los medios) y la agrupación de opiniones sociales o colectivas (las que se oyen sobre el murmullo de la calle).
Sólo como ejemplo de lo que han removido y pueden cambiar tanto el periodismo o las relaciones públicas, si nos fijamos en bitácoras que por tema o por autores podrían ser calificadas en principio como blogs periodísticos.
Transformaciones similares, al menos tan importantes como las anteriores, podrían citarse de enfocar los blogs políticos, docentes, etc. Pero esto sale del prisma con el que se plantea el volumen de Sphera Pública.
En definitiva, antes de que las bitácoras alcancen su madurez, a juzgar por el incremento que experimenta en estos meses de 2005, el fenómeno tecnocolaborativo en sus aplicaciones de éxito (email, blogs, wikis...) exige un reflexión empresarial para que no se dén cuenta tarde de que que otro ratón se ha llevado/comido su queso. Y por su puesto atención académica, para no seguir divulgando parámetros irrisorios de productividad y de calidad, que un particular podría superar desde el rincón de su bitácora.

El artículo se puede descargar desde Google Docs
Publicar un comentario