24 octubre 2007

cuidado con los expertos / expertos debemos ser todos

El mundo de los expertos está en una doble situación de crisis: primero, porque siempre están demasiado cerca del poder y, segundo, porque su capacidad para prevenir no debe exagerarse.
(...)
Nuestro tema, sin embargo, no son los excesos a los que nos van acostumbrando estos listillos disfrazados de científicos, sino el carácter irreductible que tienen los riesgos a los que nos enfrentamos. Tanto así, que ya son pocos los que hablan de sociedad del riesgo y adoptan la más apropiada noción de sociedad de la incertidumbre.
(...)
No es previsible que a medio plazo aminore la sucesión de crisis sanitarias, energéticas, alimentarias o medioambientales que sacuden los media cada día. Más bien parece lo contrario, lo que obliga a tomarse muy en serio la forma en la que podemos afrontar la gestión de estos experimentos globales (DDT, dioxinas, amianto, CFC, vacas locas, OGM, anisaquis, efecto invernadero o gripe aviar) en tiempo real y de escala planetaria en los que todos estamos inmersos.
(...)
Son muchos los casos de que disponemos y tendremos que ir acostumbrándonos a la posibilidad que otorga la red para crear opinión autorizada y reunir talento contrastado al margen de la academia con capacidad para plantar cara a los monopolios de la palabra que venían ejerciendo el estado y las grandes corporaciones.

Selección libre y reordenada de algunos párrafos del redondo artículo publicado en su blog Tecnocidanos por Antonio Lafuente, sobre una de sus especialidades: la democracia técnica como, esta vez sí, como una democracia participativa y deliberativa. Aunque su lectura lleve algo más que un post medio también dice bastante más que muchos posts mediocres. Termina así:
La institución clave de la democracia técnica es el foro híbrido, un ámbito en el que se reúnen todos los concernidos (industriales, expertos, funcionarios, activistas) en perfecta igualdad de condiciones con la esperanza y la responsabilidad de encontrar respuestas desde las que construir un mundo habitable. Para los científicos -obligados a ser desde la Ilustración el otro de la gente, lo contrario de la ignorancia- hay un inmenso alivio en este nuevo gesto de modestia que se les reclama. Los foros híbridos, la institución clave para el aprendizaje colectivo, es también dispositivo con el que construir el procomún.
Publicar un comentario en la entrada