08 mayo 2007

e-lecciones

Leer a Anonti Gutiérrez-Rubí puede despistar sobre el resultado real de las elecciones francesas: Ségolène presidenta de la República 2.0.
Puedes estar interesada/o en una revisión socialista de la campaña.
Yo lo leo como elenco de aciertos y errores en una comunicación abierta al público, como no es corriente en los partidos políticos. Comento en su orden, los apartados del artículo.

1. Acierto: ampliar la base de militantes para las primarias, simplificando el proceso de entrada y estimulando a la participación en la votación de unos candidatos presidenciales (Riesgos: conviene medir la propia fuerza y la de los otros candidatos en la web, sin experiencia de trato y comunicación web previa aumenta el riesgo, con primarias peculiares e "intermediadas" quizá tampoco funcione y simplemente amplifique el "efecto partido")

2. Acierto: una plataforma ciudadana abierta sostuvo información en distintos soportes con debates para culminar en un acuerdo abierto y público de medidas ciudadanas. D'ésirs d'Avenir gestionó la comunicación pública con dinamismo y sin estridencias. Riesgo: las élites de su propio partido y de la oposición pudieron estudiar sus debilidades, desde esos momentos y gestos más destacados de la campaña. El mundo tradicionalmente off line, actúa aquí como Gran Hermano oculto que frena los nuevos canales precisamente porque no los controla.

3. Error: mantener entrevistas privadas, camarillas de pasillo. Grabaciones desde sus propias filas, suplantación de periodista-cómico o cómico-periodista, declaraciones desafortunadas en China y de nuevo revuelo internacional. Acierto: desdecirse, renocer el error. Algo nada frecuente, casi extraordinario en el protocolo político. Pero la credibilidad, la cercanía, el tono único para el grande y para el pequeño... había hecho agua.

4. Error: seguir el "periodismo" de los grandes medios, que casi sin información orquesta una continuada opinión y juicio sumarísimo desde nimiedades y detalles. Los medios sin nada que decir, dijeron de todo. Los asesores de esa campaña tenían que haber previsto esa sinfonía periódica que nos ofrecen cada pocos años y preservar a la candidata más débil en las grandes pantallas, con humor y descanso, de las ínfulas de los editores y colegas de los grupos de comunicación.

5. Error: dejar que la Ségosphère, los jóvenes blog-forofos, se ocuparan de la conversación. Ya se sabe que los blogueros del Top no apuestan su prestigio con la política. Se jugarían el resto de sus influencias cada vez que hay que volver a votar. En mi opinión las blog-críticas de nivel A se deben responder desde un blog propio que ya lleve tiempo, o muy pronto en los comentarios como ya había hecho alguna otra vez Sarkozy (nov 2005).

6. Acierto (de Sarkozy): definir su espacio en la Red alrededor de él y más en primera persona (parece más autoritario, pero es lo más cercano al blog que tenemos desde las pestañas de propuestas, sueños... de su web). Error: En su página desde noviembre apenas se recogen una veintena de preguntas ciudadanas respondidas.
Error Royale: salir tarde para mi gusto, como una acción de campaña y no personal, con su el vídeo blog o sky blog. Acierto Royale: atreverse con la gente de la Red y tratarnos como deseamos y merecemos ser tratados.

Con Gutiérrez-Rubí, no deseo que el resultado francés oculte y deje en el olvido tamañas e-lecciones. En este caso, la alta participación de los votantes no ha seguido el mejor hacer digital. Dejo aparte las diferencias programáticas entre los partidos y reconozo mi incapacidad para encontrarlas. Para los moderadores y gestores de comunicación digital, ojo al parche. Que la sombra que no se ve en la Red es alargada.
Publicar un comentario en la entrada