16 abril 2007

Voy a votar a...

Entre mis amigos suele haber bromas sobre mi voto en las elecciones.
Tampoco los que me leeis más o menos, contais en mis blogs con ese tipo de pistas.
Critico errores teóricos y organizativos del BNG y quizá prefiera que siga de alcalde el que tenemos en Pontevedra.
Puedo estar que fumo en pipa con las animaladas medioambientales gallegas y preferir que siga este presidente de la Xunta a lo por conocer.
No comulgo con ruedas de molino y podría votar al PP o a cualquier partido. Repito, cualquier partido. Y además estoy seguro de que ninguno de ellos conduce al cielo.

Esta tarde he tenido el honor de recibir una llamada con voz centro o sudamericana, preguntándome a quién iba a votar. Ya se sabe la pregunta no era ésa, sino cómo veía al alcalde, su carisma, qué tal la foto del cartel, preguntas de relleno de otros concejales. Al principio era una empresa de sondeos. Se explica por las horas de la tarde y la voz de quien llamaba. Cuando me interesé algo más ante un cuestionario tan directo pasó a ser un estudio para Ciencia Política, de la Universidad de Santiago. La asistencia informática de estas encuestas tipo C.A.T.I no debe llegar a las preguntas ni a su formulación. Insistí, ante tanta pregunta y tan clara orientación, que me pasara con su jefe. El jefe repetía el área y la universidad a lo lejos. Cuando por fin se puso, y no sé si era jefe, me indicó que era para una materia, para un trabajo universitario habían entrado en mi casa por el teléfono.

Aquello me dió una envidia loca. Con este desvelo y a esas horas de la tarde avezados alumnos encuestando. Qué entrega! Yo le había dícho mis entretelas, pero él no me comunicaba ni el responsable ni la publicación. Parece que al final era un estudio privado y que no se iba a publicar. Al final me sugiere que mire la materia de Marketing Político en la USC. Y por aquello de la Red además te salen másters y otras referencias de profesores interesados en esto de las encuestas electorales. Si sigues tirando, en un poco más de tiempo llegas a una dirección general y a una secretaría xeral. No pongo los enlaces para no herir sensibilidades antes de unas elecciones. La molestia no ha llegado a tanto.

En el mundo en que nos movemos hay silencios y ocultaciones que no tienen mucho sentido. Pero se creen lo de "la información es poder" mucho más que el catecismo. Las cosas no pintan claras para los elegibles y andan calentando los teléfonos. Peor nos pinta para la mayoría de electores que en el rural no tiene a dónde mirar. Pero no les molestamos.

Yo no puedo decir a quien voto esta vez, primero porque todavía tendré que digerirlo. Ya sumo unas cuantas responsabilidades familiares y como profesor. No sumemos la "desfeita" añadida de inducir al voto. Tampoco los de carné cuentan con iluminación especial para decidir su voto. Creo que es asunto de todos, y que cada una/o aguante su papeleta. Dicen los elegibles que si nos da igual "vótame a min e arreglasme a vida". Sí y los marrones nos los comemos el resto.
Publicar un comentario en la entrada