19 septiembre 2007

algunas dudas en uso académico de GoogleDocs (ahora también con presentaciones)

Parece que los documentos compartidos le interesan más a Google que los blogs.
El viejo Blogspot, que ha cumplido diez años como Blogger, ha recibido pocas mejoras, a cuenta gotas.
Google Docs, el viejo Writely incorporó hojas de cálculo compartidas. Y desde ayer también permite colaborar en presentaciones abiertas. La verdad es que vista no les falta. SlideShare, fue un buen lanzamiento del año pasado, permitía compartir presentaciones y ahora además sincroniza audio. Scribd, algo posterior, añadía la oportunidad de usar alguna diapositiva. gráfico o imagen que te interesara y dejaba código a la vista. No pude seguir estas aplicaciones en los meses de verano pero comentaba Mario Núñez que han salido otras: Zoho Show, Thumbstacks , Empressr , PreZentit , Spresent, SlideAware y Splashcast; otra más facilita convertir Powerpoint en Flash (AuthorPOINT Lite, que las sube en AuthorStream).

Particularmente en mi comunicación con doctorandos, la gestión web de textos ha tenido bastante éxito. También la hemos usado para acordar manifiestos con distintos colectivos o para escribir artículos entre varios. Ahora la posibilidad de dar forma de presentación a comunicaciones y artículos favorecerá la divulgación en forma de presentaciones.

Uno de los inconvenientes que veo en el texto colaborativo para postgrado es la implicación del director en tareas redaccionales de las tesis. Desde siempre, los directores de tesis que trabajan, devuelven los manuscritos con marcas rojas, lo que hay que repensar, revisar, corregir. Al menos en mi caso, me lleva en ocasiones a proponer orientación o texto alternativos, quizá con demasiada frecuencia. Esta intromisión queda registrada, en las frecuentisimas grabaciones de versión que hace GoogleDocs. Pero sigue siendo cierta intromisión en la actividad de formación de un/a doctorando/a. Con el tiempo tendremos que revisar si la inmersión de directores e investigadores en los trabajos en curso no choca con alguna de la lenta administración de doctorados en las universidades. Creo que se ahorra bastante tiempo y desorientación pero no sé calibrar el grado de suplantación, de desviación del discurso doctoral emergente. Con algo más de perspectiva y tiempo deberemos revisarlo.
Publicar un comentario en la entrada