06 junio 2007

Discurso y discursos

- Cada lengua, cada una de la 20.000 +/-, es una ventana a un mundo, el marco de un paisaje que sólo se construye en ese orden de palabras y sonidos. Con otros sonidos y secuencias el paisaje es distinto.
- Cuando escribimos en la Red, no estamos usando nuestro idioma, el de cada uno/a, la estructura profunda es el anglo-americano del mundo informático.

Entresaco algunos apuntes del autor de Después de Babel (1975, trad) , George Steiner, en una entrevista del Magazine Literaire (junio 2006). Encontré la entevista traducida en un blog.

Steiner es un hermenéuta, al estilo y en algunas ideas, continuador de Heidegger (desmitificación, por ejemplo). Con la ventaja de que se le entiende mejor y usa las palabras del resto de los mortales. Enviciado por la lectura, es justo considerarlo lector muy experto. No por ser más fácil de leer es menos sugerente. Por ejemplo, en Antígonas (1988) plantea el dilema entre los usos o las costumbres frente a las leyes. Re-leyendo el dilema de Antígona, Steiner el texto no deja de cuestionarse si debemos obedecer a las normas parlamentarias o, en cambio, debemos seguir la propia conciencia. Podría hacer paralelismos con el canon pero quizá sería rebajar demasiado.

Tiene otras sugerencias motivadoras sobre la religión, Europa, la docencia, el éxito o el fracaso de la cultura... Ideas que piden comprensión, comparación y sentido, como un manual para la comunicación en profundidad, "tocando el ser del otro". Entre tantas palabras, cuando se nos vacían los discursos que recorremos, no está de más reconocer a quien se toma en serio las palabras de sus congéneres.
Publicar un comentario en la entrada