12 junio 2007

¿Cómo aprender a aprender?

Hablamos del constructivismo psicológico y educativo como si la respuesta estuviera ya escrita. Aprender en el constructivismo quiere decir que... ¿cada uno debe descubrir por su cuenta?

Los que definen la construcción como asimilación y aprendizaje de significados (v. gr. Ausubel en wikiaprendiendo) apuestan por la exposición y las actividades o tareas. Dicen que sólos aprendemos pocas cosas, que los números confirman un limitado aprendizaje por descubrimiento. Cada uno piense en su experiencia: ¿la mayoría de lo que aprendo tiene que estar expuesto en algún sitio y ordenado, a disposición de mis niveles y ritmos de recepción? Ser autodidacta tiene sus problemas y en la Red parece cada vez más difícil.

¿Podemos o debemos ir más allá de una interacción individual, algo más que una relación punto a punto? El constructivismo sociocultural (v gr. Vigotsky, para algunos, construccionismo en éste o en otro blog) reconoce el papel del docente, pero podemos aplicarlo a cualquier mediador.Basta con que el intermediario nos preceda en experiencia y pueda orientar nuestros trayectos significativos. Se trata de un experimentador previo, observador y orientador cercano. Siempre viene bien que alguien vaya por delante, aunque la ruta no esté consolidada o el vehículo siga construyéndose mientras caminamos.

En definitiva, ¿no es más fácil aprender compartiendo, con otros que se encuentran en situación parecida? Comentaba a Fumero en educación 2.0 y profesores 0.2 que necesitamos a la generación digitalmente perdida. Son ricos en conceptos y esquemas, siempre más fácil reutilizar que hacer portales web, mejor construir de nuevo y no acertar. Hay que facilitar que escriban, dibujen o graben. Sólo implicando a la generación adulta (X, Next, Jasp o como se quiera). Facilitando el acceso tecnológico ganamos en criterio, imprescindible para seleccionar y organizar contenidos digitales revalorizados. De no implicarlos (a los míos) debemos esperar a que se formen e integren lo que aprenden los nativos digitales. Esas masas que deprisa invaden los nuevos recursos y redes digitales. Si alguien viene conmigo, si tengo una tecnología amable, no sólo en su apariencia usable y en su diseño. Si tengo una tecnología amable porque tiene sujetos humanos (o casi) que viajan conmigo, el proceso de construcción individual será más fácil y eficiente (constructivismo o construccionismo socioafectivo y socioefectivo, v gr Wallon).

Incrementar la experiencia satisfactoria y eficiente en las prácticas de tecnologías digitales que difundimos, conduce a una negociación mutua de significados con alumnos.
Y en este momento alumnos somos todos.
Los que enseñaban a la vieja usanza y deben conocer los conceptos previos, las ideas alternativas y los mitos que traen asimiladas las generaciones digitales.
Por supuesto también son alumnos, esos pequeños expertos tecnológicos que deben adquirir criterios de selección, conocimiento de valores y capacidad de integrar, criticar y continuar lo que aprenden en sus ratos de ocio y en sus rutinas colegiales.
Alumnos somos todos pero sólo los que están aprendiendo con otros, porque quieren y practican juntos (independientemente de su distancia física o de edad) forman parte de una misma comunidad de alumnos digitales.

Si has llegado hasta aquí bien te mereces una presentación sencillita que hable de tipos de aprendices, o de inteligencias en el aula.
De Telmo Vitelo Aprendizaje significativo en en Educ.ar, en Slideshare.

Publicar un comentario en la entrada