08 febrero 2005

Apuntes desde McLuhan

Escrito por Gloria Gómez Diago.

Disfruto la lectura del libro Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano, de Marshall McLuhan.
A este autor se le est� recordando frecuentemente desde diferentes foros dedicados al estudio de la comunicaci�n. As�, el pasado a�o, el profesor Octavio Islas public� en la revista Chasqui el ensayo "Marshall McLuhan: 40 a�os despu�s" (donde nos da enlaces a sitios web relacionados con el autor) y coordin� un foro en el II Congreso Online de Cibersocidedad titulado: Marshall McLuhan: contribuci�n al desarrollo de la Sociedad de la Informaci�n.
Apunto algunas de las ideas que se exponen en el libro de MacLuhan, 1994. Paid�s Ib�rica y Paid�s SAICF Buenos Aires. ISBN: 84-493-0240-4

"El efecto de un medio s�lo se fortaleze e intensifica porque se le da otro medio que sirva de contenido. El contenido de una pel�cula es una novela, obra de teatro u �pera" (1994:39)
"El desarrollo de la escritura y de la organizaci�n visual de la vida posibilitaron el descubrimiento del individualismo, de la introspecci�n, etc. Cualquier invento o tecnolog�a es una extensi�n o autoamputaci�n del cuerpo f�sic, y como tal extensi�n, requiere adem�s nuevas relaciones entre los sentidos" (1994:64)
"La hibridaci�n o encuentro de dos medios es un momento de la verdad y de revelaci�n del que surgen nuevas formas. El paralelismo entre dos medios nos mantiene en las fronteras de las formas que nos despiertan de la Narcirso-Narcosis. El encuentro de varios medios es un momento de libertad, de liberaci�n del trance ordinario y del entumecimiento de los sentidos" (1994:76)
"Debido a su efecto de extender el sistema nervioso, al tecnolog�a el�ctrica parece favorecer la palabra hablada, inclusiva, y que invita a la participaci�n, antes que la palabra escrita y especializada" (1994:100)
"Nuestras tecnolog�as mec�nicas para la extensi�n y separaci�n del ser f�sico nos han llevado casi al estado de desintegraci�n al ponernos fuera de contacto con nosotros mismos. Podr�a ser que, en la vida interior, consciente, el sentido del tacto consiste en las interrelaciones entre los dem�s sentidos. �Y si el tacto no fuera solamente el contacto de la piel con las cosas, sino la vida misma de esas cosas en la mente? (1992:112)

Especialmente interesante me parece esta �ltima idea. Pues, parece que, como le planteaba a Luis Villa en alzado (comentarios 6-7) , a prop�sito de un art�culo suyo sobre las experiencias de usuario, parece que, en cierta medida, internet, y el sistema de hypertexto motivan un uso del sentido del tacto. Luis Villa, desde el punto de vista del creador, recalca la importancia de que el dise�o facilite la interacci�n con el rat�n.
Publicar un comentario en la entrada