29 noviembre 2006

Soy blogómana (fracasos de mi blog,II)

Cansado de un día cargado de extras, me he intentado dar de alta en Blogómana.

Si te apuntas en directorios puede saber más gente lo que haces. Para que no se te mueran la ideas en tu seno. La pega es que éste es un directorio sólo para mujeres. Así que no creo que me den de alta. Rompería el efecto diferencial del sitio. Pero me sentía a gusto apuntándome.

No me quejo de mis lectores. De verdad, no me obsesiona que crezca más deprisa la estadística de esta Sfera de los Comuni. Me preocupa más no estar loco, sin saberlo del todo. Empeñado en una construcción solipsista y a mano de algunas conexiones semánticas en la Red. Sería horrible que estuviera tejiendo la mente reticular al dictado de ocultos condicionantes psicogenéticos.
Pero después de tantos posts, 1909 dice mi perfil, tengo pocas autoras entre mis citas. Me falta algún pensamiento complementario que pudiera venir por aquí.

Menos datos aún tengo de mis posibles lectoras por las estadísticas al uso. Como comentaristas son tan escuetas como los varones. Mejor exiguas. Renuevo y aumento mi agradecimiento a las que en algo han alargado mi propuesta de conversación.

De las que me aporten ideas y comentarios futuros espero cierta liberación de monstruos de la razón. Que me acerque a la comunicación emotiva, en la que poco me formaron y sólo reconozco por lo que la echo en falta. Pero también espero la más fuerte y atrevida reflexión a lo Sontag, de la Cruz, Arendt, Stein...

Este era otro de los fracasos de mi blog que estaba esperando ver la luz, y le ha tocado hoy.
Publicar un comentario en la entrada