30 noviembre 2006

Blogs docentes

Para dentro de unos días en mi universidad (abigarrada página de índice), se organiza una jornada en las que se nos invita a ofrecer ideas sobre innovación docente para los otros profesores interesados que deseen asistir. Este tipo de jornadas y cursos, con artículos y premios, se consideran méritos a la hora de evaluar la calidad de un docente, y acumulados en unos años, se pagan con una pequeña cantidad como sobresueldo. Todavía no cuentan ni se reconocen las horas y la gestión que dediques a los espacios web empleados con tus colegas y amigos. Quizá algún día. Pero yo sigo muy orgulloso de mis blogs de asignatura, de grupo, de curso o como se quieran llamar. Son la guía docente de que hablan los europeos de Bolonia, pero con la gestión y las deficiencias de los cursos y las relaciones diarias.

Me propongo hablar de bitácoras en asignaturas universitarias, como blogs dirigidos fundamentalmente a los alumnos, pero atendiendo a los requisitos y recomendaciones de las directivas europeas.

Todavía no sé si hablaré en términos generales (conceptualismo petardo) o con casos y ejemplos (anecdotismo fugaz). Admito sugerencias.

Si me dan tiempo y percibo cierto interés y condiciones en el auditorio, me gustaría desarrollar las siguientes ideas:

1. Posibles razones de la expansión del uso de las bitácoras personales, como blogs de anotaciones y el
contacto con una aplicación sencilla o ya experimentada por los alumnos (este curso ya tenía una penetración del 60, hace cuatro años era un 3%, en mi muestra poblacional pontevedresa).

2. Permite construir un conjunto accesible y ubicuo de contenidos, referencias y recursos que pueden ser utilizados y modificados en la instrucción, a través de la co-autoría y la transformación, como elemento de comunicación antes que y como condición del aprendizaje.

3. Los sistemas de edición y de gestión de contenidos en distintos formatos (textuales, icónicos, audio o vídeo) permite variedad de vehículos para las actividades y el seguimiento o apoyo en el desarrollo de destrezas y cualidades relacionadas con el ejercicio profesional relacionado con las materias.

4. Como sistema colaborativo y abierto, el blog publica la información y la comunicación que se da en los cursos de un modo público y transparente. Anticipa y expresa equívocos o conflictos, y con una gestión adecuada, que se tiene que ir experimentando y cambiando con el tiempo, permite establecer condiciones y acuerdos sobre contenidos, evaluación o práctica de los asuntos correspondientes a las materias.

5. Una eficaz gestión de estos blogs proporciona contactos nacionales e internacionales con docentes de similares o las mismas disciplinas. En ocasiones también permite un contacto directo con profesionales que ejemplifican o evalúan las orientaciones y afirmaciones de la universidad con respecto a la experiencia en el campo profesional.

Estos días también andan de "proselitismo bloguero" Antonio Fumero, que se va a predicar sobre weblogs en la docencia universitaria (una buena Slideshare, ppt). Va también Tíscar (actualizo: también impresionante, reflexiva y pedagógica slideshare, uso educativo de los blogs). Suerte que tienen en la Universidad de Huelva.
Publicar un comentario en la entrada