24 enero 2006

Mapa y contenido (aplicaciones y discusiones)

Enfrentado a las interminables listas, como la de ayer, volví a soñar con mapas: formas para pensar y para explicar. Tenemos también nuestras listas de dónde y cómo hacerlos, pagando o gratis (con anuncios al lado en cuanto funcione).

Impresionante las colección sobre mapas de BonHamLed en Recuerdos para el día de mañana. En su post Mapas de ideas (mindmaps): abre y comparte tu mente selecciona e introduce a más de 50 aplicaciones con favoritos, tags y artículos sobre el tema aparte.
No estoy seguro de compartir la diferencia entre mapa conceptual y mapa de ideas. Mapa puede ser representación de un esquema, modelo, arquitectura, estructura, forma... Pero el mapa de ideas no aporta orden y jerarquía frente al mapa de conceptos. En mí, las ideas fluyen, se relacionan, cambian. Mi idea de concepto es lógicamente más exigente, describe, intenta definir y sueña con formar parte de un sistema que abarque una totalidad ideal o real. El mapa de los conceptos se construye con la formación, a veces con la carrera, y suele dibujar, más en red que en árbol, el saber incorporado-asumido.

Discusiones aún más serias ha provocado el libro del teórico del género literario y profesor de Stanford Franco Moretti, publicado en mayo de 2005 Verso Books (1 84467 026 0) Graphs, Maps, Trees. Abstract Models for a Literary History.

El blog académico The Valve (más de seguridad, que de escape) continúa una larga discusión en sobre el meollo del asunto y no sobre colores y formas para pintar la evolución y la historia.
Tim Burke abrió la espita en su reseña del libro con casi una enmienda a la totalidad. ¿cómo se dibuja la novedad, la ruptura? y otras muchas cosas que espeta a los aficionados al análisis y a la explicación en general. En respuestas a comentarios de su post dice que estas representaciones valdrían para mostrar la decadencia y los fallos en la historia de la producción cultural. Si entiendo bien, buenos mapas de cómo fracasan nuestras tecnologías culturales.

Adam Roberts en otro post de invitado añade que la fig 9 del libro se parece mucho a su lista y esquematización de las fases de la ciencia ficción. No sé si fué el origen, pero como los mapas no vienen de París también podría ser.

Junto a más invitados, sigue F. Moretti la serie de contestaciones, tres hasta el momento. Apurado entre viajes y las siguientes publicaciones agradece ideas, lecturas y proyectos sugeridos, pero en su segunda repuesta reconoce que no hay soluciones fáciles para la expresión analítica de la obra literaria. Intentará ajustar y corregir, con la conciencia clara de que el despiece literario, desde las primeras propuestas analíticas se enfrenta a dilemas sin resolver.

Uno se acostumbra a las referencias clásicas en los comentarios, como las del reputado Bill Benzon o las del también visualizador y biólogo Dr. Bob O'Hara. Pero no sé si alguna vez ví tres diagramas entre los comentarios a una serie calentita de artículos.

Creo que el evento puede seguir dando idea se incluso conceptos. Para visualizadores. Y para cualquier investigador y/o profesor, por no abrazar al menos general de los géneros, nuestro género humano.

Como esto no se cierra, por supuesto, me quedo con el humanismo de Sean McCann, uno de los autores de The Valve. desde sus líneaas salgo animado por la seriedad y el trabajo, enfrentado a crecientes cantidades de datos, obligado a explicar o incluso intepretar, conociendo que las fórmulas y los modelos son provisionales, mejor basadas en datos que en alusiones o intuiciones. Y todo desde una actividad serena y consciente aunque productiva, por si salta la chispa y damos con otro paradigma, más allá de la línea y del árbol y así otros seguirán a los nuestros. Porque no es del todo seguro, pero al menos hasta hace un rato, historia, evolución y producción cultural seguían.
Publicar un comentario en la entrada