27 marzo 2007

Transhumanismo

Prospectiva es un título de lo más adecuado para la bitacora en Tendencias 21 del doctor Adolfo Castilla de la World Future Society.

Se puede considerar un peculiar blog temático, porque cada mes (+/-) de este año publica una serie de artículos sobre un mismo asunto:

  • en enero sobre el transhumanismo (citaba en una de las entradas la World Transhumanism Association, institución creada en 1998 por los filósofos Nick Bostrom y David Pearce)
  • en febrero sobre el debate internacional sobre el hombre posthumano
  • en lo que llevamos de marzo escribe una interesante serie sobre la evaluación social de la tecnología. No son artículos directamente deterministas, capitalistas o tecnófilos. Puede haber pragmatismo y utopía social. Pero con un repaso de las últimas décadas en el que si te lo propones puedes encontrar coincidencias en lo que ha pasado y los escenarios por venir.
Nuestros miedos sobre los riesgos tecnológicos han pasado la etapa mítica, que dejaba la cuestión en manos de sectas. Quizá estemos en una etapa racionalista en la que filósofos e institutos de investigación se ocupan de las máquinas para limitar nuestras imperfecciones y el envejecimiento.

Como en los viejos proyectos de un lenguaje universal, se busca el común denominador "de la calle", en parte ya en la Red 2.0. Supongo que se trata de proponer acuerdos globales sobre valores o criterios de referencia. Lo que haga falta para no dejar al azar tecnológico lo que nos pueda deparar el futuro.

No sé si cuando sea más viejo, mis achaques me animarán a los implantes artificiales. Con mi sospecha nativa, supongo que pediré muchas confirmaciones antes ponerme trozos de robot (el posthumanismo cuenta con que pasaremos con cierta naturalidad a esa modalidad de cirugía estética). Quizá ni me guste ni me apetezca. Al margen de los valores.

Sin embargo, necesito mucha menos presión para colaborar, para identificar o construir bases comunes en torno a valores comunes. Aunque no coincida en su imagen del postmodernismo. La promoción y comunicación de estos valores es una clave de futuro. Necesitamos referencias y criterios para cada uno/una controlar individual y personalmente, los riesgos o efectos no deseados de la tecnología.

Alguna imagen de un futuro indiscernible entre realidad y simulación es la entrada Argumento de Simulación en La Singularidad Desnuda que también comenta ideas de Nick Bostrom.
PJorge también lo comenta. Hace años había sacado argumentos similares de Martin Rees, cuando explica hipótesis de universos paralelos, anidados o incrustados. Eran ideas de un artículo de 2003 en American Scientific. Pero hoy estamos tecnológicamente más cerca y éticamente todavía bastante lejos.
Publicar un comentario en la entrada