17 marzo 2007

Cuando la blogosfera parece cautiva

Son días soleados en Galicia. Las nubes las imagino más en la blogosfera y por eso no escribí ayer. Mantuve 24 hs más lo que dije en Libro de Notas y el post medioambiental. Creo importantes las dudas y mal de arreglar los riesgos. Siguieron entrando, sin post nuevo 250 lectores y se vieron más de 300 páginas. Nadie dijo esta boca es mía. Tengo tres hipótesis sobre lo que puede estar pasando y no me gusta ninguna.

1. Tu post no me interesa
Sólo saltan los blogs si nos toca cerca: mi pueblo, mi gente... En el resto de los casos la conversación es más bien interacción mental. Si acaso enterarse, leerse algo hasta el final.
Muy desinformados andamos, por lo menos los geoblogs cercanos, cuando no tomamos en consideración que envenenar aire, agua, tierra mete en la cadena alimenticia, en lo que después nos comemos, sustancia como mercurio, metales pesados... que luego se instalan en el corazón, los riñones, el hígado... Y de ahí no salen.
Hablando directamente al interés, no creo que importe comentar o no. Siempre que la información apunte directamente consecuencias. Cada uno es muy libre de obrar según considere oportuno y eficaz. Pero cuando nuestra respuesta es muy baja, ¿cuáles son, entonces, tus intereses?

2. El asunto está trillado, muy visto, no me pilla cerca
Y probablemente medios y blogs estén hablando cada vez más de una misma actualidad. Como las blogueras y los blogueros leemos por titulares, por agregadores, podemos descartar seguir leyendo. ¿No acerté con los títulos o los lectores pasan de lo medioambiental concreto? Porque no pilla cerca, porque vuelve a ser más de lo mismo. ¿Los blogs no quieren seguir modas editoriales, la corriente ascendente por ejemplo de los valores ecológicos? Por diferenciarnos, supongo. No supe decir que un vertedero centralizado, como se han hecho y se siguen proponiendo, acumula interacciones y gastos aunque parezca que ahorran discusiones y riesgos de imagen en más de un sitio a los políticos.

3. O practicamos autocensura política
La tercera hipótesis puede ser tan terrible como las anteriores. Mi voto, mi preferencia política me silencia porque estámos cerca de elecciones municipales y no quiero perjudicar a los míos. Si soy del PP porque "los míos" construyeron el vertedero anterior (Sogama, Cerceda). Si voté PSOE porque ellos proponen el polígono actual sin mirar mucho el resto de los recursos del Ribeiro. Algunas otras asociaciones y ciertos grupos ecologistas pueden silenciarse para no entorpecer el resultado electoral del nacionalismo, del BNG que sienten más cercano.

Como se ve, mis hipótesis de la baja interacción bloguera no son optimistas.
Tampoco interesaría que aumentara la cadena de reducirse el posteo a una actividad egoista, vanidosa o amedrentada.
Como los blogs no tienen por qué hacer información, como sus análisis no están regidos por el control científico o la auditoria empresarial, no tiene por qué ser cierto lo que los blogs suponen. Y en el rango de una opinión personal, qué importancia tiene lo que yo diga aquí, mis ideas de ¿por qué callan los blogs?
Publicar un comentario en la entrada