20 febrero 2006

¿El dato o el sentido? Fuentes del diseño de información corporativa en Shedroff

Diseñar información para ser usada en el contexto de una organización es según Nathan Shedroff un proceso de construcción a partir de datos como ilustraba su conocido modelo del año 1994. Mucho se ha discutido desde entonces si esos datos no encierran ya información y configuraciones o elaboraciones de conocimiento. Al principio queríamos entender los datos sólo como lo objetivo, lo materializado en cualquier soporte. Pero después de mucho cognicionismo y otras filosofías en los datos vemos de todo y se nos desfigura su carácter de dato, de algo dado, de hecho. Una de éstas reflexiones, de Mario Pérez-Montoro en 2003, en un documento de la UOC, buscaba identificar las bases para fundar la gestión del conocimiento en organizaciones. Sin esas bases las herramientos se desbocan o los sistemas salen carísimos para lo que se pretendía.
Así pues, arrancar de los datos no es tan sencillo. Saber cuánta información contenida en el dato llega a ser recibida e informa de verdad, plantea problemas a la hora de separar unos y otra. Más problemas si queremos hacer explícito el proceso por el que asimilamos y decidimos o actuamos gracias a la información recibida, es decir, cuando hemos aprendido y conocemos.

Si en vez de empezar en diseño de información por el dato empezamos por contextos, o como dice Shedroff, por experiencias, nos situamos en los escenarios en los que nacen y se representan nuestros conceptos. Esta segunda orientación es la que me sugiere su último libro. Making meaning. El título no es original. David Bordwell, uno de mis críticos cinematográficos favoritos, explicaba dentro del mismo título como entiende y construye la película clásica de Hollywood un espectador. La nueva fábrica de sentidos que propone Shedroff para la comunicación organizacional tiene 15 referencias para participar experiencia al cliente, consumidor o simplemente ciudadano de nuestra sociedad de objetos. No es casualidad que si lees estos 15 valores-escenarios desde una óptica no comercial, por ejemplo, como consejos para el diseño o para el blogging también te pueden parecer interesantes. Al menos al mismo nivel de teorización y de pragmatismo que aquel delicioso y reflexivo modelo de hace ¡12 años! No son todas las situaciones, tampoco es un elenco completo o intachable del diseño o del blogging. Yo no discuto que sean fuentes de sentido, orígenes de signos. Por lo menos, si no con mucha más, capacidad creativa y comunicativa que los datos.
Publicar un comentario en la entrada