21 agosto 2008

Lo mejor del verano

Tener tiempo. Dedicarlo cómo y cuándo quieres.
Lo que me ha dejado un placer más duradero ha sido un libro, un ensayo.
En el mundo interior del capital de

No soy objetivo porque me gusta el autor, con frases de excelente bloguero.
Puede que en algunos párrafos tengas que volver atrás, leer algo de nuevo.
No caes en la cuenta y casi no te crees lo que has leído.
Dejo el libro mirando los árboles junto al río Avia.Peter Sloterdijk.
Cuando coincido, más o menos, puedo seguir leyendo.
Pero esperando qué nuevas consecuencias derivarán de cada descubrimiento.

No encontré lo que buscaba, el subtítulo: una teoría filosófica de la globalización.Tampoco debe ser posible una filosofía del presente-futuro. Ni siquiera en un ensayo.
Lo que sí es: una excelente filosofía de la modernidad, del embarrancamiento postmoderno. Una filosofía de la historia, del espacio. Desde las idealizaciones bajomedievales y las conquistas renacentistas. Una teoría de los mundos, de los Estados, de las propiedades. No sólo recupera la mejor crítica neofrankfurtiana o los toques existencialistas y nihilistas. Se planta en la experiencia, la coherencia y la sinceridad. Una fenomenología sin miedo a expresarse.

Aunque me gustan algunas cosas de las que escribe de Sloterdijk el colega Adolfo Vásquez Roca creo que la visión académica yerra. No me parece un recuperador del cinismo. Más cínico soy yo. Sloterdijk no deja de desenmascarar el cinisomo escondido en el conformismo, en la pragmática falsa de la ideologías que encarnan nuestras instituciones y corporaciones. No lo supone. Mira, comprueba y sin reparos lo dice. Menos descarnado que un bloguero caliente. Pero con la misma contundencia y calado.

Además leí posts, buenos y malos. Nada comparable con la colección de relatos breves que engarza la inteligencia comprometida en el mundo interior del capital, en ese mundo en que vivimos casi sin darnos cuenta.
En próximos días, tras cuatro días en La costa de la muerte intentaré comentar algunos de esos buenos momentos y recuerdos de este libro. (Foto Delvis, CC Flickr)
Publicar un comentario en la entrada