18 septiembre 2005

Publicidad y contenidos en banda ancha

Cada vez convergen más información y consumo. Para Diane Mermigas, analista de Hollywood Reporter, lo que podemos llamar el "círculo beneficioso" se cierra cada vez más. Al menos para los usuarios habituales de banda ancha. Debemos prepararnos para nuevas formas de asalto al escritorio, al móvil... Nosotros mismos ponemos las pistas con nuestras búsquedas, navegación, compras en red, asociaciones.
Lo comentaba Ramón en e-periodistas. El artículo Convergence fulfilled. A fleet new class of corporate entrepreneurs invents the future generaliza este tipo de comentarios al hilo de los productos interactivos audiovisuales, más bien para entretenimiento, que se distribuyen por banda ancha.
Pero valen los comentarios para cualquier tipo de contenido de calidad y cierto valor estético interactivo añadido.
A pesar de las controversias, creo que muchos compartimos que la gestion y edición de contenidos nunca ha estado más cerca de un diálogo y una relativa gestión con nuestros públicos. Y es posible que en atención a lo que decimos y a los que nos leen nos parezca mal, por ejemplo, que Ned Stat o quién sea, se tome libertades publicitarias con saltos y despliegues de ofertas más allá de lo que hasta ahora tolerábamos. Pero con la capacidad de Internet, la saturación puede ser algo terrible.
Creo que la saturación publicitaria está entre las principales causas en el abandono de la televisión comercial. Se sustituye por algún género del cable o satélite. Pero la experiencia puede repetirse en la Red y no sé como enseñarle los límites y el respeto al usuario a estos devoradores de públicos. La convergencia puede ser signo de madurez, pero también lo es de envejecimiento.
El dios Crónos / Saturno sólo se comía a sus hijos. La televisión comercial generalista se ha indigestado de masas. Y los proveedores y distribuidores de entretenimiento interactivo pueden volatilizar públicos selectivos y segmentos de usuarios definibles e interconectados. Ha costado décadas acercarlos y tenerles satisfechos con sus posibilidades actuales de comunicación y conocimiento.
El dios hambriento no entendió eso de la delegación y del compartir. El problemilla de la hegemonía monárquica. Esperemos que los jóvenes leones del "interactive entrepreneurship" conserven las raíces orientales y occidentales que explican el origen colectivo y colaborativo del mejor y también más duradero liderazgo.
Publicar un comentario