28 septiembre 2005

buscaba iconicidad en blogs con Blogger

De paso que pruebo el buscador de Blogger (Google Blogs) le doy vueltas a la iconicidad. (La ventaja de términos abstractos es que no recuperas montañas, y encima en blogs...)
Sólo encuentra 15 referencias, y que me interesen 5 en MSN Spaces y 3 en Blogger. Los otros sistemas de edición de blogs, no deben entrar en la peculiar pelea de Blogger.

Bueno, pues que de mis lecturas veraniegas (Ernst H. Gombrich entre otros) ando buscando en mi estropeada memoria esas bellas y no siempre coherentes relaciones de los grados de iconocidad de la imagen. Desde la copia de modelos naturales hasta la fantasía creativa (otro mundo, cultural, al fin y al cabo). La preuba de hoy tamoco ha sido buena, escalas, lo que se dice escalas de representación no encuentro. Pero no me resisto a inventariar alguna de las perlas.

Un día enero de Proyecto etéreo, alguien que debía preparar una asignatura arroja en un inmenso post tipos de plano, cosillas sobre el color, ejes y movimientos de cámara, algunas nimiedades sobre guión y demás fragmentos incoherentes de esas fallidas gramáticas del lenguaje audiovisual que se pretendieron en los '70.

Resulta que el fenómeno no es ocasional cuando en otro espacio MSN, el de J_ me encuentro con otro post sin fin, más ordenadito y más mono, con toda una II de los fundamentos del diseño en relación con el color. Luego veo al jóven que se define publicista le van las entradas larguitas y que no tiene post por debajo de 5 o 10 mil caracteres. De nuevo el blog es carpeta, en este caso de trabajos presentados documentación que se ha preparado para web y que ha caido en la columna estrecha de un blog.

Suenan pocos adecuados los adjetivos que le caen a la imagen en una tutoría de un taller de diseño en una universidad. Farragoso y espeso me resulta el encuentro con una iconicidad que se queda en semejanza.

Más precisos pero más oscuros en sus sugerencia son los términos docentes de profesores de un taller de pintura que explicabe una instalación (descripción visual), la interacción con el observador (análisis operacional) y sus relaciones a autores/movimientos contemporáneos que no sé si deben aclarar su comunicación o simplemente etiqueta la filiación y preferencias de los autores (análisis referencal).

De hace unos días otro largo excursus en post, de un profesor de discurso audiovisual. Pincela una notas sobre fenomenología de lo narrativo (habla de cine) y para mi consuelo, no tengo que leer varias páginas para encontra una referencia a la barthesiana impresión de realidad. No la que busco, pero iconicidad al fin.

De menor longitud es el post de un grupo de investigación de Puebla (UDLAP). Quieren analizar la comunicación cartelística en los apeaderos para camioneros. Y en un punto de su analisis está el estudio de la iconicidad, y de la semiótica (sic) de los gráficos que puedan contener. Antes de entrar en crisis con la organización mental mental que aprendí (fenomenología, semiótica, hermenéutica) apunto al último post de mi frustrado paseo buscando en blogs.

Otra vez, nada que ver con mi interés. Y un uso muy Cahiers de la iconicidad (iconicidad de un símbolo artístico). En un breve, elegante (para el que le guste) y expresivo post, al fin concisión y afirmación, lo que le parece al autor la película V (Vendetta de los creadores de Matrix).

Conocemos mejores buscadores de blogs. Y para saber por autoridad también Google tiene Scholar, con autoridad en iconicidad al menos en pdf.

Para demostrar mi capacidad de extenderme con lo que sea, ya vale.

Por cierto, la escala de Abraham Moles, que reutilizó Justo Villafañe para referirla a la imagen en general, y que corrigió Norberto Míguez, en posteriores ediciones, estaba en el repositorio de ThinkEpi. El buscador de Blogger lo encuentra en primer y segundo lugar porque ha debido ser puesto y corregido. Para los que se quedaban preocupados. Jesús Castillo afina este comentario aplicándolo a escalas y catalogación de imágenes, una de las aplicaciones más directas.

El profesional de la información, n. 4 del vol. 13 de 2005.
Publicar un comentario