22 septiembre 2005

entre logos anda el juego

Puede haber parecidos razonables entre logos de empresas, por ejemplo, en el mismo sector empresarial, del mismo contexto cultural... Más inevitable que aceptable, aunque no guste a los diseñadores.
Se quejaba un tinerfeño de icod de que la sociedad metropolitana local no fuera capaz de separarse más de los trazos de atari, globalmente conocidos desde hace décadas.
Otro parecidos casi parecen irracionales. El instituto mexicano del seguro social parece descaradamente pirateado por una empresa china de alarmas, como bien apunta Isopixel. Alguno podría objetar que le va mejor el logo al tipo de negocio de los chinos, que cambiar de verde a rojo ya parece diferenciarlo de sector sanitario a seguridad...
Pero cómo salvaguardamos la originalidad, el valor más destacado en las boutiques creativas trabajando en esta red nuestra de cada día.
No aconsejo esperar a las leyes, que andan por el limbo (tres compases sucesivos, folio medio y otras lindezas de nuestros tratados internacionales).
Vecindad Gráfica, y otros fustigadores del plagio, se sume a la queja por la "importación" que ha hecho Young & Rubicam Brands del bonito logo del scotish art council para su cliente del mundo del diseño Quark. Supogno que encima lo habrá pagado.
Si es como parece, contradice directamente los principios fundacionales de Young and Rubicam, allá por mitad del siglo pasado.
Robarle la Q (para Quark) al globo-bocadillo de cómic & isla blanca de los artistas escoceses, no sólo atente contra el que llegó primero y plantó su bandera. Es que además dice menos para Quark de lo que en mi opinión expresa del arte escocés. Por lo que me parece doble usurpación. Aunque no conozco el libro de imagen que le habrán enviado (espero) a Quark, a este espectador periférico no le parece que haya ganado mucho en expresividad esa empresa tan poco amiga de los cambios o de ofrecer tarifas educativas de su software.

A pesar de su convivencia e implicación, en el siglo pasado seguían en dos mundos separados comunicación e imagen. Las mejores doctrinas de la comunicación deberían culminar en la centralidad de la imagen. Buenas reflexiones sobre la imagen superarán aspectos formales, creativos y estéticos hasta alcanzar la comunicación que lleva a cabo. En esta convergencia de imagen y comunicación se clarifican los límites para una inspiración inevitable en la iconografía planetaria. Además se gana la evaluación comunicativa revaloriza y profesionaliza el trabajo creativo.
Publicar un comentario