13 diciembre 2006

blogademia


El último número de Reconstruction habla de blogs.

Tíscar había avisado de que hablaba de teoría y práctica del blogging, pero cuando ves una lista de enlaces pocas veces tienes tiempo de recorrerla.

Poco después Cristina Aced repite el índice, pero nada tampoco había tiempo para tanta idea.

A la tercera, Luis Santos cita una palabras de uno de los artículos
Lá se encontram textos de Danah Boyd, de Lilia Efimova e o muito curioso “Blogademia“, de Craig Saper.

O texto fala-nos do uso dos blogs por parte dos académicos e da aparente desvalorização ‘científica’ que se faz desse uso.
Es este post, el tercero, Blogademia en Atrium, el que me vuelve a Reconstruction (Vol. 6, No. 4, 2006): Theories/Practices of Blogging y me leo, entre sorprendido e incrédulo, el artículo de Saper. Después de una interminable lista de ejemplos de vanidad profesoral, usos antiblogueros y todo tipo de pobres experimentos termina esperando que en un futuro los blogs permitan difundir cultura y no ser mirados como objeto de estudio sino como vehículo natural y oportuno, como cualquier otra técnica que incorpora cualquier otro tipo de profesional (en mis palabras).

No soy un afanoso navegante y desconozco la inmensidad de la blogosfera académica. Pero si tuviera que escribir blogademia podría citar al menos tanto buenos ejemplos de blogs personales de profesores, de grupos de trabajo, de asignatura o de desarrollo de actividades docentes, repito al menos tantos buenos ejemplos como malos blogs ha encontrado este exigente defensor de la academia rigurosa y honesta.

Estamos bastante lejos de la blogademia posible, queda mucho que experimentar. Personalmente lamento que haya buenos profesores que quizá nunca serán blogueros. Y también tenemos deudas pendientes para conseguir que los alumnos y los profesionales participen en estos blogs de forma que les satisfaga y también se sientan recompensados. En muchos de los peores ejemplos citados se ha iniciado la historia de algunos blogs que leeremos y aprenderemos con gusto de ellos en no mucho tiempo.
Publicar un comentario en la entrada