16 diciembre 2004

Voz de las V�ctimas del Terrorismo

El �ltimo lector de todo un discurso suele ser el propio autor, y no siempre.
Las conferencias no se escuchan enteras y con respeto.
En cuanto tenemos la m�s m�nima idea de qu� va el asunto, regalamos nuestra opini�n, aunque no sea de las m�s inteligentes.
Despu�s de las palabras, y en medio, vienen los anuncios y alguna que otra promesa.
Nadie repite m�s tarde un texto largo, con subrayados y �nfasis.

Gracias a tant�simos de nuevo, porque otra vez, y ya son muchas, hemos vuelto a salir de las estad�sticas, de la norma, de lo de siempre.
Publicar un comentario