15 septiembre 2014

dialéctica, censura y dirección de la comunicación

La escritura, con unas formas y otras de presentarse como texto, ha educado las miradas a lo largo de los siglos. Como buenos lectores nos resulta más fácil reconocer que observar. En el sofá, de simples espectadores, la interacción es aún más baja. Casi no se espera ni que tuiteemos.

Desde la antigüedad ha interesado la comunicación como ciencia, la comunicología. En algunos periodos más que las técnicas o la retórica lo que importó fueron las razones, los argumentos, los límites... Podemos recordar varias dialécticas famosas con Platón o Hegel. Pero siempre ha habido relación entre ciencia y poder, y más con la comunicación que desde el principio  se ve clave para la vida social. Recomendaciones formales, aprobación de estructuras textuales, antologías de autores... La ciencia de la comunicación se ha movido entre el discurso de refuerzo del poder y el discurso crítico, del cambio por otras instituciones. Aunque hoy se analice con robots o sobre Big Data, en muchas investigaciones seguimos empeñados en el alcance, en la extensión de determinados discursos, hoy reunidos por #hashtags, tags, ... La imagen como  resultado de los discursos controlados.

Sin embargo, la imagen y otros intangibles no son hadas ni espíritus. Salen de tan tangibles y sensibles, como la visibilidad y la fuerza de los discursos institucionales y corporativos sobre unos canales de difusión que cruzan los núcleos sociales. Por eso se puede resumir el tiempo histórico más visible en imágenes: La Historia de las imágenes (post en Tumblr)

Lo sigue intentando ahora el discurso digital, heredero de grupos de comunicación preexistentes y de legisladores internacionales. Busca cobijar no sólo todas las formas de texto, los  estándares vencedores, también le gustaría acoger bajo sus  robots y buscadores las menores y más dispersas formas de habla: las mareas que sólo estaban de espectadoras en las plazas y vías principales de los discursos escritos constructores de la Historia escrita.



Una sana competencia dialéctica es importante para una investigación realista y crítica de discursos y transformaciones sociales. Desde luego históricamente se ha considerado imprescindible para participar o ejercer una dirección de comunicación informada y estratégica.

Revisar la imágenes históricas simplificando los discursos dominantes y alternativos como iconografía, ejemplifica la historiografía en quienes visualizaron y participaron en la expresión de destacados proyectos durante los periodos señeros de nuestro pasado que conservamos en libros y museos.

Amplío con una selección de textos sobre problemas y perspectivas en torno a la investigación de la imagen.
Publicar un comentario en la entrada