12 junio 2012

¿en qué etapa de internet estamos?

Pone más al día Gemma Ferreres a Tim O'Reilly (web2.0 en español) cuando describe Las etapas de internet.  Como indica la tabla de 2005 traducida y completada más abajo, nuestra práctica histórica en internet viene caracterizada estas décadas por unos servicios preferidos. Con ellos se ve cómo cambia nuestra navegación y comunicación:
  1. buscando alrededor de unos grandes portales, que concentran contenidos, tráfico y publicidad;
  2. publicando, leyendo y comentando con los amigos en unas redes sociales de grupos y conocidos, como localización y segmentación para inversores; y,
  3. expandiendo los grupos y moviendo la publicación y el comentario hacia intereses y acciones, que en estos comienzos parece vinculado al mercado de descarga de aplicaciones. 

Web 1.0 (O´Reilly)Web 2.0 (O´Reilly)Web 3.0 (Gemma Ferreres)
Double ClickGoogle AdwordsFacebook Ads
OfotoFlickrInstagram
AkamaiBitTorrentDropbox
mp3NapsterSpotify
Britannica onlineWikipediaQuora
Páginas personalesBlogsTwitter
EviteUpcoming.orgFoursquare
Especulación con dominiosSEOCompra de fans/followers
Páginas vistasCPCEngagement
ScrappingWeb servicesAPIs
PublicaciónParticipaciónCompartir
CMSWikisCMS
DirectoriosTaggingHashtag
FidelizaciónSindicaciónFollowing

Como bien explica Gemma Ferreres en su post, las etapas no coinciden con décadas.  Ni siquiera la  historia es capaz de clausurar, del todo, los episodios que preceden. Y es que son también anteriores a la crisis de las punto.com, algunas redes sociales nacidas a mediados de los noventa, como The Well, The Globe, Geocities o Tripod. En las que les siguieron, Classmates y Six Degrees -todavía antes del final del s. XX.- se entrelee en sus mismos nombres que quieren arrancar de las pandillas aunque a la vez aspiran a un rango internacional.

Desde su fundación en 2004, ser anuario de clase, es lo que define a Facebook -hoy la red social-. Los albumes de colegas se expanden a los institutos en 2006 y poco después, familiares y empresas no quieren perderse esa aportación de contenidos que en abundancia recoge en cientos de idiomas desde que se abre a todos. Este primer periodo de internacionalización y compra de redes locales lleva a Facebook a cumplir el sueño de los portales 1.0.

En plena defensa de "los peligros de internet " (cuando despega la popularidad de Facebook y  empiezan su andadura Twitter, iphone y android....), Ellison y otros en 2007 comprueban que las relaciones en Facebook no son tan fuertes como la familia o la amistad, los primeros y principales lazos socializadores. Pero siendo débiles, los enlaces digitales no difieren de los grupos y colegas con los que convivimos y seguimos aprendiendo. En ese estudio, la mayor parte de los amigos también lo eran antes de la comunicación digital. Desde otro punto de vista lo afirma Kirkpatrick (2011: 385-6), biógrafo del joven Zuckerberg, cuando describe el objetivo de comunicación cercana como parte de la idea fundacional de la red social FB:
“Déjame dibujarte las dos posibilidades. Corresponden a dos empresas del Valle [Silicon Valley]. No están realmente a cada extremo, pero sí están en diferentes lados del espectro. Por un lado tenemos a Google, que básicamente obtiene información rastreando cosas que suceden. Lo llaman así rastrear. Rastrean la red, sacan información y la ponen en sus sistemas. (…)
“Por otro lado, nosotros construimos una empresa asegurando que tiene que haber otra manera. Si permites que la gente comparta lo que quiera y les das buenas herramientas para que tengan el control, puedes conseguir que hagan pública todavía más información. (…)
”.
A mis luces parece que Facebook en su etapa de crecimiento hasta 2011 ha cumplido algunos objetivos de contenido que podían ser aspiración de Google, caracterización de la construcción social de contenidos en la tabla de O'Reilly. Pero no estoy tan seguro de que esta misma red social FB pueda liderar la siguiente etapa aunque  Kirkpatrick (2011: 365) consigue expresar bien sus previsibles consecuencias:
Un mundo en el que cada individuo dispone de una ventana abierta para ver las aportaciones de los demás, al estilo de la cultura del trueque, no encaja bien con la manera en que se gestionan la mayoría de las empresas: Mientras que la mayoría de los empleados de prácticamente todas las compañías estadounidenses están en Facebook, su cruce con la organización de estructura clásica resulta hasta el momento torpe e incómodo. Gary Hamel, uno de los grandes teóricos de la gestión moderna, lo considera inevitable. “La transformación social que actualmente tiene lugar en la red -explica- transformará totalmente la manera en que concebimos las organizaciones, tanto las grandes, como las pequeñas.” Hamel comenta que históricamente, ha habido sólo dos maneras básicas de, como él dice, “sumar y ampliar las capacidades humanas”, que eran la burocracia y los mercados. “Luego, en los últimos diez años hemos añadido una tercera: las redes. Ellas nos ayudan a llevar a cabo tareas complejas, pero también destruyen el poder de las élites para determinar a quién se escucha.
No tengo idea si la web 3.0, y lo que se quiere decir con ello, corresponderá a Twitter u otra red social, como Pinterest. O si más bien serán unas pocas y victoriosas aplicaciones móviles las que dominen los tráficos y contenidos sobre plataformas generales.

Personalmente sí me gustaría que 3.0 se acercara a ser algo más social, porque efectivamente consigan hacerse proyectos comunitarios. Para ser social hasta este punto necesita reunir, más allá de la comunicación ocasional (social net-talking o blablableo), y completar algo más, no sólo hacer público un poquito del pasado reciente de cada una/o (instant streaming, se podría llamar).

Para algunos críticos de las redes sociales comerciales, el gran flujo de conversaciones banales y sin objetivo sólo es un signo más de la decadencia que vivimos (De Ugarte). Defiende que la verdadera construcción e innovación social sólo puede hacerse de espaldas al actual sistema y mercado, es decir, refundando algo nuevo (15 M, por ejemplo). Por supuesto también en lo que a plataformas y aplicaciones se refiere.

Una etnógrafa digital, con el equipo y la experiencia de dana boyd, declaraba que cuando define el campo de públicos tiene más claro lo que piensa la gente. Conforme van trabajando los datos, definir los discursos y objetivos en esas comunicaciones se vuelve mucho más complicado. Esto sigue siendo un signo de que aún somos libres. Pero no sé si sólo deberíamos considerarlas herramientas sociales por las nuevas organizaciones a que den lugar.
Publicar un comentario en la entrada