02 diciembre 2008

Decálogo del freelance

Antonio Delgado en Caspa TV condensa su experiencia como periodista digital para el ejercicio freelance. Que luego se consiga reconocimiento y estabilidad profesional depende de factores externos, como de esa habilidad desarrollada para intuir tendencias y para encontrar los hilos conductores animan la información que más se ajusta a lo que podemos aportar a la conversación pública.
El decálogo del periodista autosuficiente, vale para cualquiera que tenga que vérselas con la comunicación digital. Antonio se acerca a la década en experiencia de informar y gestionar comunicación con lector@s digitales. Un decálogo es sólo un prontuario, una guía, y éstos consejos revelan un alto sentido práctico. El sentido profesional lo hace el oficio, como ocurrió anteriormente con las profesiones predigitales. En el siglo pasado había que hacerse con el medio, con su estilo editorial y conocer el grupo mediático al que se sirve. Las coordenadas no son radicalmente diferentes cuando establecemos un portfolio digital que reúne una serie de aplicaciones para ofrecer nuestro discurso informativo. Sin embargo, no es exactamente igual el entorno freelance que lo que los clásicos llamaban diario, programa de radio, de televisión...
El equivalente a la línea editorial, en un blog, por ejemplo, puede ser menos abierto que la oferta de secciones que un diario. Pero es conveniente que sea constante en algunas secciones para no despistar a los muchos visitantes ocasionales que llegan a él desde un buscador.
Así como las secciones periodísticas no se corresponden con las categorías, tampoco la línea editoria debe ser tan coherente y unitaria en un blog como cuando se trabaja bajo una cabecera o una marca. Se entiende que un blog, si seguimos hablando de él, es más evolutivo, cambiando al ritmo de los escenarios en los que se mueve.
Tampoco la gestión de lectores trabaja sobre perfiles estadísticos (cuando los hay). Tenemos información de las entradas más leídas, de la interacción remota de la información que proponemos o incluso de los comentarios abierta y activamente incluidos junto al texto de la información elaborada. La comunicación digital exige una gestión más cercana de estos pequeños públicos, decidiendo entre la línea que deseamos mantener independientemente del impacto o la evolución temática para mantener una comunidad creciente y ofrecer interés para patrocinadores o anunciantes. En esta última dimensión es dónde el informador digital se debate la opción de informar y/o la de comunicar, si consigue una pequeña o gran red que sigue con interés la aportación informativa y el diálogo público que sostiene.
El periodismo freelance,
Publicar un comentario en la entrada