28 agosto 2007

cola larga, pero juguetona

Joao Paulo Meneses, Blogouve-se, me regaló a principios de verano The Long Tail de Anderson, pero los avatares de este aciago verano lo han dejado a la mitad sobre la mesilla de noche.
Marcos Ros me ahorra bastante de los comentarios en su entrada, “La economía Long Tail” de Chris Anderson.
El economicismo no es la mirada favorita que prefiero en un ensayo. Y menos desde esas perspectivas macro, que sólo dejan a los más grandes en la foto.
M Ros. comenta notables ausencias en sus ejemplos, quizá por la "casi antigüedad" del texto. Pero en lo poco que he cogido del planteamiento de Anderson, incluso si mirara los fenómenos sociales, que no son masas, creo que los traduciría igulamente en mercado (el poder político no lo menciona, en las páginas que leí).

Como tantos otros citadores indirectos me quedo con el éxito del título. A lo mejor es que me siento en esa larga cola. Pero cuando me veo en ella, noto también mi inconstancia, que nos movemos y colgamos de cada nuevo "bichito" que salta.
A ver qué estratega, predice el impacto y los efectos de Twitter, Second Life y sus herederos. Aquí le espero.

Creo que la larga cola, lejos de la megalomanía, tiene algo de aquel juego de pegar la cola al burro. Ahora a este y más adelante a otro. Cualquier otra interpretación del título de este post es pura coincidencia.
Publicar un comentario en la entrada