01 diciembre 2014

inmersion, experiencia y proyecto en comunicacion

Me estoy aficionando a cursos de tres fases, me refiero a inmersión, experiencia y proyecto como etapas en el aprendizaje de comunicación.

Inmersión. 

Empezando desde casos reales y recientes, por si nuestros conceptos y categorías, sobre la comunicación en organizaciones sirven y cubren adecuadamente las realidades y problemas con los que nos enfrentamos. Desgraciadamente casos problemáticos están a la orden del día, y contamos con enlaces para montar el escenario y dotarnos de perspectivas y opciones.

Cuando analizas y decides sobre algunos casos, no consigues fórmulas o respuestas para todo. Más que nada pruebas si eres capaz de responder a los exámenes que nos está poniendo la vida. Este curso hemos revisado algunos casos resumiendo aspectos claves en esta rúbrica. Sobre los antecedentes y la pervivencia de categorías comunicológicas en la dirección de comunicación contemporánea publico estas anotaciones.

Experiencia

Como los casos anteriores no pasan de pruebas virtuales, lo suyo es que aprendamos comunicación en ejercicios y experiencias reales, es decir, con negocios e interlocutores conectados. Mejor en pequeño grupo cooperativo, como explica el plan del curso. Los grupos se designan "digitalmente", pero escogen su campo y tarea para ejercitarse. 

Inventarse y planear contenidos enfrenta con las dificultades de comunicar. Desde el esfuerzo del grupo gotea como decantada la formación de marcas y el sostenimiento de una imagen personal o corporativa.

Al final de una semanas de prácticas abiertas y voluntarias, se concreta el aprendizaje de comunicación en opciones actuales para plataformas de redes y medios sociales.
Diego resume en esta tabla la rúbrica para autoevaluarse y calificar al resto de grupos que han experimentado unas semanas cómo comunicar negocios y acciones locales en redes sociales. Postee en otro blog una rúbrica sobre las competencias y los niveles de desarrollo de estas acciones de comunicación 

Proyecto

Si los casos cuentan el pasado reciente, y la experiencia en redes sociales una parte del presente, quedan los futuros posibles para un aprendizaje final en proyectos. Y todos tenemos un proyecto siempre cercano, cada una/o. Como relaciones, como aportaciones y comentarios o incluso como marca personal definida con objetivos profesionales.

Si la evaluación cualitativa y la evaluación grupal son complejas, es fácil quedar sin palabras para "evaluar" proyectos personales, como intentan apuntar los portafolios. 

Como en el speed dating del XX aniversario de Facultad, esperamos quedar sorprendidos, aprender, vislumbrar cómo reinventarnos. Con coherencia y siguiendo siendo quienes somos. Pero sin destrozar nuestras posibilidades contra perfiles obsoletos que no interesan a nadie.


Publicar un comentario en la entrada