12 enero 2015

Comunicación de Invierno

Pasadas las saturnales navideñas, el invierno nos empuja al sofá o al escritorio para leer-escribir. Por suerte ya no los separamos: un "papel" anima al otro, a veces en el mismo equipo, cosemos frases de lo que nos pasa por las mientes.
El tiempo frío es de más calado en literatura, periodismo, cine, incluso en la publicidad, agotada ya por el consumo de tanta fiesta perfumada. Un montón de textos al viento esperan ampliación y respuesta del hogareño lector, más activo en redes sociales que en las temporadas luminosas.

Las horas ganadas a ver, leer y escribir son bocado apetitoso para la política y la economía, necesitadas cómo nunca de profundizar en sus discursos. Con los comienzos del año solar aparecen candidatos de partidos para elecciones de primavera, eslóganes corporativos para avivar estrategias olvidadas. Los discursos institucionales y corporativos de invierno esperan de las redes sociales una imagen potente y vistosa con la que pavonearse en primavera. En el río de las redes sociales suena caudaloso el discurso de los medios, pero no todo es imagen del gobierno y del IBEX 35.

Hay otras estrategias de invierno para los que no tienen miedo de conversaciones abiertas. Algo de las redes sociales trata de construir comunidad y relaciones para custodiar y sostener un territorio con futuro. Es difícil anticipar todo el 2015 o proponerse metas anuales.

Parte de la conversación en redes sociales no quiere llegar tan lejos. Como en la calle, la redes hablan de recuperar una aceptable reputación en nuestros quehaceres. De instaurar formas menos vacías basadas en la colaboración con los vecinos. Muchos planes de comunicación de pequeños negocios, de asociaciones locales practican estos meses un calendario de contenidos para ganar en confianza y recuperar credibilidad. Con menos inversión de dinero que los discursos mediáticos, pero con mucho esfuerzo y no menos ilusión.

No perdamos de vista que la reputación no sólo habla desde los clientes. Son  más que eso y por eso hablan. Coincidamos o no en su perspectiva, nos interesa y mueve algo similar. No bastan los "me gusta"s ni una opinión positiva. La comunicación es conseguir entendernos hasta acercar vías de colaboración según nuestras disponibilidades.

En el próximo equinoccio ganamos todos si hay mejor reputación. Sobre esa base sí que incluso pueden quedar cortos tantos vaticinios para este 2015.


Publicar un comentario en la entrada