19 septiembre 2013

boutique de comunicación, soñando agencias del presente

¿Qué tipos querrías en tu empresa ideal? Hablemos de personas imaginarias. Sólo como ejercicio -comprometido si se quiere-, sobre la misión de la comunicación. ¿Que deberíamos hacer publicistas, periodistas, relaciones públicas, para serlo con fundamento y con perspectiva en este complicado presente? Imagina entonces tu boutique de la comunicación. No tiene por qué ser exclusivista ni de precio alto. Puede ser local y artesanal. Ofrece lo que personas y marcas necesitan. Pero con estilo y oportunidad en su justa medida.

Aclarado que esto no va de atajos ni de plantillas de éxito. El foco  para una boutique de comunicación es un horizonte, la misión hoy para esta profesión. Con lo que hace falta para guiar la navegación, el pelotazo de sentido bien fundado. Algo tan nuclear y estimulante como para justificar el esfuerzo y la preparación: ser profesionales, comunicadores de ahora. Con sus nuevas formas, y sostenibles en este tejido social y tecnológico.

Sin estar dibujado, algo del horizonte y de la misión de la comunicación circula por las redes sociales. Claro que Linkedin no es la biblia de las capacidades en los profesiones (por si alguien no entendió el post anterior).
Pero tampoco seamos tan simples como para pasar de las redes sociales. La pagina en beta de skills & expertise actualiza más que mucho de lo publicado en papel. Y mira que los colegas gastamos tiempo del verano revisando las novedades editoriales o clásicos.
Los términos con que se describen los profesionales en Linkedin dan más pistas que muchos programas y anuncios de másters o cursos de experto en comunicación... con todo tipo de adjetivos.

Pero lo que brilla en las redes, en su inmensidad, nos confunde. ¿Cómo seleccionar  y ordenar entre los mejores de esos términos? desde mis preferencias destaco de lo que se ufanan y me imagino los mejores trabajos en una boutique de comunicación:

1. Trabajos orientados, con fines, desde un realismo suficiente para cada momento. Se presentaba ayer el manual del DirCom. Desconozco su contenido, pero mirando los términos estrella en la comunicación por las redes sociales este volumen consensuado por profesionales españoles debería destacar lo estratégica y precisa que se quiere la información en un grupo u organización responsable (tanto da si es en un consejo de administración como si apoya una start-up; en ambos casos debe ser comunicación clara y orientada a los grupos interesados en ella). Para acertar en la misión de los comunicadores hoy no está de más revisar la presidencia de DirCom verbalizada por José Manuel Velasco en sus tuits o en los posts de Joaquín Mouriz sobre comunicación. También son muy sugerentes sus redes de interacciones que abarcan a buena parte de los profesionales con visiones para alcanzar esta misión estratégica de la comunicación actual.

2. Con análisis de eficacia, por lo menos, como cualquier otro profesional. Porque los medios de comunicación sólo contaron históricamente con encuestas para hablar de alcance y recepción (audiencias). A clientes actuales les podemos valorar más en concreto la comunicación conseguida. Contamos con herramientas como para justificar el valor de la inversión y de nuestro trabajo. Hasta vistosos salpicaderos de indicadores que aportan métricas. Pero sin dormirnos en los laureles. Porque como dicen desde la analítica de la comunicación, la estadística de plataforma no es suficiente. Faltan más estudios (situados e inmersivos) con información cualitativa, de grupos y públicos para dirigir más acertadamente una comunicación de boutique.


3. Que relacionan, con conversaciones entre muros, hilando líneas entre interesados (sin distinguir si hablamos de agencia o de consultoría, que las relaciones públicas (link a blogs) son seña de identidad en la mejor comunicación contemporánea). Olvidan fuera de la boutique de la comunicación, que la vida diaria de la imagen está en la conversación: ¿cómo va a ser becariada, subcontratada-basura o irracionalmente automatizada? La comunicación en medios sociales ocupa un antes y un después en cualquier acción de comunicación digna de una boutique que merezca reconocimiento profesional .

imagen
4.  Boutique suena a estilo. Pero somos los profesionales quienes hemos regalado la creatividad. Un falso mandamiento nos ordenaba presentar tres diseños, a elegir uno y, encima,  mal cobrarlo. Hay sectores empresariales, hay niveles comerciales, hay gustos... pero en la boutique de comunicación hay criterio para defender la calidad de una comunicación llamativa, acertada y comprensible en los momentos y medios precisos.

Recuerdo que boutique nunca fue un despacho aislado del mundo. Conoce las tendencias, con experiencia e historia. Se construye y se mantiene en esa relación nunca interrumpida de quienes empezaron y siguen con ganas de aprender. Bien acompañados porque en solitario no se sube ni la cuesta de mi casa. Mucho menos una red de comunicación. 
Publicar un comentario en la entrada