26 marzo 2013

portfolio / portafolio: estética y dinámica de la marca personal

Portfolio es lo que enciende la imagen personal. Reside en una página o blog principal, con buenos ejemplos de competencia profesional. Pero sólo es el ombligo de otras muchas referencias. La raíz digital que se ramifica en redes y proyectos (en internet o fuera de ella). Estudiantes de los cuatro cursos que he compartido este año, se interesan en asuntos de book, catálogo, portfolio. Desde primeros de grado hasta proyectos fin de licenciatura o máster (en general pensando en posible empleo).

Hace años que las páginas personales recurren a redes sociales. Basta revisar etiquetas como arte, fotografía, diseño, comunicación para seguir inspirándonos y re-inventándonos. Como las plataformas sociales no son para toda la vida.... profesionales de la imagen y de la comunicación han ido cambiando. Se pasa de los sets de fotos en Flickr, al perfil en Panoramio, las paginas corporativas en Facebook, el blog en Tumblr, los cuadros de tablones en Pinterest, las fotos de negocios en Google, etc.  En cualquiera de ellas se ha podido encontrar una comunidad a la que servir y con la que sostenerse. O seguimos buscando en nuevas plataformas, ahora también en aplicaciones móviles. El portfolio no es un punto de llegada; y se crean plataformas profesionales o por afinidad y cercanía entre especialidades. Mantiene su valor como auditoria del proyecto profesional y del grupo de destinatarios para nuestra comunicación y servicios. Mapa sobre componentes y disposición de la marca personal.

Con ideas más dinámicas para la página personal, entre profesores se habla más veces de Portafolio. Hay portafolios que recorren toda una etapa educativa. Las carreras y los másteres deberían mostrar en ellos la competencia alcanzada. El portafolio de un curso permite ir publicando el aprendizaje, ayuda a evaluar lo conocido, y a criticar y ensayar experimentos de lo que podría funcionar en nuevas formas. Es una excelente herramienta, pero tiene un alto coste de tiempo para moderadores-profesores y también para quien lo realiza.

Se me ocurre que para cursos de comunicación, marketing y demás se podían pedir ambos, portfolio y portafolio:
  • Una construcción individual más estática y recapituladora de habilidades, trabajos y preferencias. En unas semanas tenemos que ser capaces de recomponer los contextos de los que venimos y en los que preferimos intervenir. El catálogo profesional debe mostrar cualidades y temas en los que colaboramos o nos gustaría trabajar. Un mapa de enlaces para revisar el portfolio
  • Por otra parte, el portafolio como proceso aporta estrategia y objetivos a medio plazo, para cambiar de red social cuando no es eficiente. También da más visibilidad y mantiene una información más cercana con los cambios que se van experimentando. Sobre todo, es más social ya que incita a comentar, facilita encontrar compañeros de viaje y cooperación, así como aportaa y participa en proyectos colaborativos de transferencia social directa. No sólo es una herramientas de aprendizaje, también es una vía de construcción cultural y local.

Mapa de enlaces


Publicar un comentario en la entrada