17 marzo 2013

evolución de la imagen natural con tecnologías

de wikimedia
Quizá alguno se haya molestado con tanta noticia sobre las Google Glasses. Aún no hemos digerido del todo lo que estamos haciendo con Instagram y las aplicaciones fotográficas en los móviles. Parece algo apurado este preestreno de la realidad aumentada en gafas futuristas. Como si cogiéramos un ritmo distinto en nuestra historia y asimilación de tecnologías.
Y es que no ha habido una idea de naturaleza, en los 4000 millones de años de la vida en esta planeta Tierra.   Hasta que los animales más evolucionados -Homínidos y Homos- aprendieron a convivir y a representar sus entornos naturales. Apenas nos quedan unos trazos en pinturas rupestres y fragmentos mitológicos de antiguas narraciones orales.

Costó unos dos millones de años que los seres humanos encontráramos maneras de pintar nuestro contorno natural. Lo hemos practicado durante 25 siglos siguiendo las formas de maestros greco-latinos del paisaje. En estos dos mil años, también con el renacimiento y el realismo, muchos artistas han ayudado a completar el concepto de naturaleza con sus variadas y coloristas imágenes de las regiones en el ecosistema terrestre.

Durante los siglos de la imprenta, la imaginación ha contado con descripciones escritas de especies y algunos dibujos de nuestros compañeros de ecosistema, en pocos textos con más de doscientos años. Los pintores, por su parte no se quedaron en el realismo, y han buscado expresar las emociones naturales desde el romanticismo y la vanguardias hace ya cien años. Entramos en cifras industriales a partir de la fotografía profesional y la reproducción en papel couché del paisaje en las revistas. Desde mediados del siglo pasado, se levanta una importante divulgación de imágenes del paisaje, con sus acompañantes ideas sobre la naturaleza, claro. Pero la comunicación masiva de la naturaleza ha tenido que esperar algunas décadas más hasta que la  televisión y el vídeo han divulgado esos documentales naturalistas, de vida salvaje,... Félix Rodríguez de  la  Fuente ocupó por derecho propio el prime time con el Hombre y la Tierra en la televisión española de la democracia y sigue siendo un referente del naturalismo y el conservacionismo. En los canales públicos o culturales siguen ocupando la sobremesa, la programación alternativa en televisiones generalistas y como una de las ofertas fijas entre los canales temáticos.
Pero en los últimos minutos del cronograma de la Tierra con que abre el post, aparecen las tecnologías personales de comunicación  de información. Particulares y familias de finales del siglo XX disponen de  grabadoras, maquinas de fotos, "tomavistas"... que entre otras tomas fijan la atención de más personas sobre el entorno físico en que vivimos, descansamos y tenemos a nuestro cargo para cuidar y legar a las generaciones siguientes. Hemos hecho fotografía artesanal para recoger la singularidad de nuestros espacios más afectivos. Los espacios naturales preferidos, nuestros puntos de vista, los compartimos desde   mediados de la segunda década de internet en portales fotográficos como Flickr (estudio sobre Canarias I y II, Málaga...). Como dicen los etnógrafos digitales, esta red social (igual que otras) se transformó y definió por lo que hicieron los grupos y comunidades en ella. Sobre todo los fotógrafos amateurs y profesionales que reunieron, pero también por los senderistas, amigos de los viajes, vecinos de comarcas, etc. 

Si miramos fotos en Panoramio, un proyecto de dos valencianos paralelo al lanzamiento de Flickr, podemos alejarnos en el mapa de Google, hasta ver sólo unas pocas fotografías señalando lugares destacados en un territorio (por ejemplo Galicia). Con la intervención de seleccionadores de Google que acepta las fotografías, además de paisajes también incluyen monumentos históricos o personalidades fotografiadas. Pero puede verse como una imagen más social de la naturaleza que la propuesta por las industrias culturales y los medios de masas en las décadas anteriores. Después de la fiebre por compartir fotografías, Facebook tuvo que pagar por Instagram para no perder su liderazgo como planeta de fotografías. Aunque en Instagram la instantánea, el juego y el entretenimiento dominan ampliamente sobre la imagen del entorno natural tenemos otra aproximación a la imagen natural cuando la capturamos en el momento con el dispositivo de bolsillo. Con una tecnología de dos años apenas estamos en los comienzos de una smartphongraphy o esmarfongrafía.

Aún antes de la gafas de realidad aumentada, ya cubrimos de fotografías los rincones accesibles del planeta. Con gafas de ese tipo "la naturaleza", o por lo menos su última versión global, quedará además enlazada a toda la información contextual que podamos encontrar geolocalizada o de algún modo conectada. Decían algunos biólogos que la vida en definitiva es información (ADN). Si proyectamos los grandes datos de información sobre nuestros entornos naturales, ¿la inocente imagen natural se convertirá en la información elevada a la información? (No lo expreso en logaritmos porque es otro lenguaje que desconozco)
representación del paso de contornos a contextos
ampliada descripción en pinterest

  actualizo, enlazo y amplío: imágenes en tablero Ambient en Pinterest, citas sobre ecología en Tumblr
Publicar un comentario en la entrada