22 febrero 2011

todo lo que se cierra se abre (notas sobre la universidad)

En este proceso de reconfiguración dentro de la cultura digital, la Universidad no se concibe como el lugar donde se accede al conocimiento –al menos no en el sentido clásico y tampoco
de forma exclusiva–, sino como un espacio de experiencia de aprendizaje y construcción colaborativa del mismo.
Las prácticas de remediación y bricolaje necesitan cada vez más de datos abiertos y maleables que permitan su reconstrucción y puesta a disposición de nuevos sentidos. Los datos estancos no son útiles en sí mismos sino que su valor aumenta cuando se ponen en circulación para ser reinterpretados y mejorados por otros (Lafuente, 2006). En esta línea la Universidad debe aportar sentido común al gran magma de la información, garantizando el acceso libre al conocimiento y contribuyendo al filtro social de negociación de estándares de calidad. Como decía recientemente David Weinberger, «la solución al problema de la sobrecarga de información del que nos habían advertido a principios de los noventa es, curiosamente, generar más información con más metadatos».
Tíscar Lara (2009). El papel de la universidad en la construcción de su identidad digital. Revista
Universidad y Sociedad del Conocimiento vol. 6 n.º 1 (2009) | issn 1698-580 Barcelona: UOC. http://www.uh.cu/static/documents/TD/El%20papel%20Univ%20construccin%20identidad%20digital.pdf
es cierto que se puede mantener una presencia razonable en algunas de estas redes sociales sin demasiado esfuerzo adicional: es sencillo conectar nuestro blog con Facebook (o con otra de nuestra elección) a través del RSS (ese pegamento de la web actual que permite distribuir información de tantas formas) produciendo esa presencia (de manera prácticamente “gratuita”) y acercando a los estudiantes las noticias o informaciones que sean relevantes, si es que es su medio preferido y desean agregarte en su perfil. Si detectamos que sirve o, de pronto, la página que habíamos creado se convierte en un foro de la asignatura seguro que es algo bien recibido. Estaríamos hablando de las herramientas más “a la moda”, pero como afirmábamos antes no podemos despreciar la capacidad de creación de ese tercer lugar de otras que se asocian habitualmente a la docencia como pueden ser Moodle y otros. O las humildes listas de correo electrónico.
Juan Julián Merelo y Fernand0 Tricas, Enredándose socialmente, ReVisión, Vol 3, No 2 (2010) html, pdf
Si quieres cambiar un cementerio, no puedes esperar gran ayuda de los que están dentro”.
Publicar un comentario en la entrada