31 agosto 2006

Conocimiento libre gracias a la comunidad virtual

Hace unos días en su Atalaya,, JJ (Juan Julián Merelo) comentaba su aportación a la reunión andaluza en la que debatían con Sonia Blanco y fernand0 sobre comunidades virtuales y conocimiento libre. Con respecto a lo segundo hay cierto dilema en adjetivar de libres productos que sólo son conocidos, si se los trabaja uno. Vamos si aprendemos. Lo mismo puede decirse de la información o de la comunicación. Para separar proceso y resultado / acción y producto, no hay regla fina. Todo depende desde dónde (el contexto, la comunidad) desde la que se mira.

El conocimiento liberado por un colectivo, puede ser conocido a su vez por otros y nos animan a ello. La misma convivencia genera esos activos, productos o saberes compartidos. En la calle y en la red. Participar ayuda a conocer, lo que justifica las comunidades. Conocer -por su parte- tener algo que aportar, no hace estimables y merecedores del tiempo de los demás.

La cuestión es que el conocimiento libre, no son sólo datos, hechos o informaciones. Los hemos hecho así (datos, hechos o informaciones) desde perspectivas personales y comunidades de las que nos alimentamos. Como el gráfico resume información, los datos, los hechos o las imágenes, subrayadas o enmarcadas, expresan un contexto de información al que aludimos desde esos datos e imágenes. No construimos un universo que no existe en el lector. Aportamos una pincelada al mundo más o menos rico de cada uno. Si lo integra, con lo que sabe o cree, es conocimiento. Si lo pasa al capítulo de anécdotas, puede que lo venda al periodismo rosa.

Además creo que pocos son los datos que los ves tú. Sólo cuando te asombras, te admiras... La mayor parte de lo que llamamos hechos o datos nos los ponen delante de las gafas. Y no siempre los vemos. Por aquello de si será así...
Publicar un comentario en la entrada