13 octubre 2011

Vuelvo de lo público a lo social

Llegando a los siete meses termino mi mandato en funciones en el decanato de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad de Vigo. No me gustan los despachos en las alturas a pesar de la buena visión de conjunto. He parado varios proyectos en red y he tenido momentos tan malos como esperaba.
La visión global que se tiene desde un despacho en el piso alto no da mucha más capacidad de acción que la que tienes desde tu despacho. Súmale los inconvenientes de la presión de esa estructura esclerotizada ahora llevada al colmo de la burocracia con la implantación de sistemas de calidad de las corporate de los 80 en las instituciones universitarias que pretende igualar "Bolonia".
Además, en la institución pública al menos, está muy extendida la mentalidad de beneficiario. Lo público es un pastel y los que acuden a los despachos altos suelen ir a pedir más medios o que se les reparta el trozo con guinda que es el que prefieren. Echas en falta disponibilidad y colaboración en los momentos de rendición de cuentas porque el que pone los plazos no suele estar coordinado con el resto de demandas del sistema.
Me quedo con el agradecimiento a quienes ocupan los cargos cercanos poco brillantes y tendré que estar más atento a ayudar en esos momentos apretados.
Frente a ese extendido sentido de lo público disfruto pensando en mi vuelta a lo social, donde la cooperación es idioma extendido y ayudar en lo que se puede la moneda de cambio.
Agradezco a la doctoranda Josefa Piñeiro Castro y al alumno David Cegarra su dedicación a estructurar y mantener la información desde las pantallas y la web del centro. (Noticia en el Diario de Pontevedra y en el DUVI)
Publicar un comentario en la entrada