31 agosto 2004

Eruditos Google y el verdadero conocimiento

Eruditos Google, es la �ltima p�gina del escritor Juan Manuel de Prada impresa en El Semanal, n�m 289, 29 agosto 2004, p�g 10 y en l�nea. El Semanal es un dominical que reparten muchos diarios espa�oles, regionales y locales, para esa lectura de entretenimiento y formaci�n que llena los suplementos y ocupa parte del ocio de cerca de un mill�n de lectores.
El texto abre con una cita del Fed�n en la que S�cr�tes muestra su preocupaci�n porque la escritura vuelva m�s holgazana nuestra memoria y con ello perdamos la sabidur�a que nace desde cada uno y por el esfuerzo propio.
Para el varias veces galardonado novelista y columnista Juan Manuel de Prada, el riesgo de los sabios aparentes se encuentra ahora en el 'erudito google', "hinchado como una pompa de jab�n, delata en seguida la inconsistencia de sus saberes".
Con todo el respeto para la afici�n de este autor por escribir a mano en papeles usados por el rev�s, me apena la distancia de las posibilidades tecnol�gicas a la que se separan muchos escritores y periodistas de nuestro tiempo.
Los medios y las herramientas, el saber pr�ctico de la t�chne, de la que hablaban S�crates, Plat�n y Arist�teles, representa el bagaje del trabajo de muchos y una posibilidad de hacer m�s y mejores cosas. Claro que como toda herramienta se puede usar mal. Cuando la recuperaci�n de la informaci�n deja un "deslumbramiento bobalic�n que nos produce la munici�n pirot�cnica de citas traspilladas y datos tra�dos por los pelos" efectivamente estamos lejos del conocimiento verdadero, que "no consiste en una acumulaci�n desmesurada de datos desmenuzados servidos bajo una apariencia de veracidad, sino en una inmersi�n sacrificada en las ra�ces de nuestro acervo cultural".
Casi al terminar su art�culo a�ade Prada: "el 'erudito Google' ignora que no existe conocimiento verdadero si no se otorga cohesi�n a esos datos que escupe a velocidad de ametralladora; no entiende que en ese caudal de informaci�n desparramada y ca�tica que obtiene de la pantalla del ordenador no se halla la fuente de conocimiento, sino por el contrario, su refutaci�n m�s palpable, pues la verdadera sabidur�a es aquella que vislumbra una imagen estable del mundo, y no hace del mundo un carrusel acelerado, una gir�ndula de artificio y banalidad, un caleidoscopio de impresiones fragmentarias y huidizas".

Que un solo hombre, en una vida m�s corta que la de ahora, pudiera transmitir una visi�n uniforme y estable del mundo; que Arist�teles, fuera el fundador no superado en quince siglos de un pu�ado de ciencias como la l�gica, la zoolog�a y la bot�nica, el derecho constitucional y la pol�tica, la �tica y la filosof�a y las que me olvide... no significa que en la eclosi�n y globalizaci�n actual podamos conseguir esa visi�n o imagen de la misma manera. No s�lo los escritores, sino los mismos fil�sofos actuales tienen serios problemas para formular ontolog�as polivalentes y sistemas estables que recojan todas las posibles cosmovisiones que hoy conviven. Y desde luego les debe resultar mucho m�s dif�cil si no cuentan con la t�cnica para recuperar y ordenar, del modo m�s congruente por supuesto, nuestro universo de datos y de cambios. De hecho una de las m�s nobles y apasionantes tareas que muchos enfrentan cada d�a en Internet es conseguir que los datos se conviertan en informaci�n y que la informaci�n produzca verdadero conocimiento, tambi�n conocimiento verdadero, en otras personas.
Publicar un comentario