15 marzo 2004

Las rutinas profesionales no son suficientes. �Sirven los protocolos para la informaci�n de emergencias?

Muchas de las crisis y conflictos son actualidad y asunto de observatorios e investigadores.

Con Internet, la gesti�n de rumores, contrainformaciones y errrores cambia mucho y complica enormemente el trabajo de las redacciones de los medios. Ante este tipo de situaciones es corriente que grandes y experimentadas plantillas se impliquen inadecuadamente (Bucher 2002), y dejen sin cumplir tres funciones que me parecen cruciales en la comunicaci�n de crisis: esclarecedora, pacificadora y orientadora de un p�blico cada vez m�s amplio, si no directamente global.

Las respuestas que las empresas de comunicaci�n est�n dando, suenan m�s bien a un planteamiento log�stico del problema. Algo que se enmarca en pragm�ticas y protocolos, bastante elementales, que no se siguen bien y que s�lo eliminan algunos de los factores sorpresa, en una general sensaci�n de caos y desorden.

El asunto de la comunicaci�n de crisis parece escapar a la gesti�n de la comunicaci�n y depende en gran medida de la autoridad y calidad de las instituciones y de sus p�blicos. Como parece que las respuestas de los p�blicos est�n m�s a la altura, parece que la comunicaci�n y la formaci�n interna de las instituciones y las grandes organizaciones tienen una asignatura pendiente para relacionarse con entornos sociales inciertos.

Enlaces:

- Observatorio de crisis actuales de la Fundaci�n Cidob en Barcelona 2004

- un estudio del profesor Hans-Juergen en First Monday, volume 7, number 4 (April 2002)

- claves de esta comunicaci�n en la organizaci�n: diserto del prof. Corona a organizaciones empresariales mexicanas.

- someros criterios b�sicos entre : formadores en relaci�nes p�blicas y en actividades redaccionales

- un planteamiento optimista de las posibilidades postcr�ticas desde la experiencia profesional.

- las opiniones de los cient�ficos sobre su asesoramiento y participaci�n en la gesti�n de crisis (debate en torno al prestige y otras cat�strofes ecol�gicas en la secci�n madrid de la revista iberoamericana CTSI de la OEI (organizaci�n de estados iberoamericanos))
Publicar un comentario